Cuando Franklin Delano Roosevelt asumió la presidencia de Estados Unidos en 1933, recibía una nación sumida en el caos económico originado por la que fue bautizada como la Gran Depresión de octubre de 1929. En su discurso inaugural prometió dedicar todo su esfuerzo a la recuperación del país y prometió que en “cien días”, juntamente con su gabinete y  Congreso norteamericano desarrollaría su plan de gobierno, bautizado como “New Deal”, traducido como “Trato Nuevo”. De esa expresión de hace noventa y un años, todos los gobernantes del mundo han acuñado el termino de cien días como el comienzo, con pie derecho, de sus mandatos. Colombia no ha sido la excepción. 

Coloquialmente dice el sabio refrán; “según el desayuno, se sabe cómo es el almuerzo”. Es así como en los primeros cien días de gobierno se vislumbra lo que esperan los ciudadanos de su gobernante. En campaña, varios detractores de la actual gobernadora le tildaban equivocadamente de “continuismo”, cuando lo que ella proponía era “continuidad”. Mencionaba en mis artículos, que admirábamos el progreso barranquillero por la continuidad de sus gobiernos, pero se señalaba erróneamente a las propuestas de, la entonces candidata, Dilian, de “continuismo”. 

Quería consolidar lo que había empezado ocho años atrás en su primer mandato. Su sucesora Clara Luz, dio continuidad a la consolidación del departamento, reconocido por su prosperidad, transparencia, orden, progreso administrativo, eficiencia fiscal y permanente dialogo con el gobierno nacional en temas de infraestructura.

Dilian no llegó a ensayar, llegó a ejecutar.  

Al día siguiente de su triunfo electoral inició trabajando, con su equipo de trabajo y diputados, siete días a la semana, veinticuatro horas al día, visionando un Departamento, que pese a sus condiciones de receptor de pobreza regional, afrontaría la adversidad. 

Sus principales pilares de gobernanza, mostrado exitosamente en estos primeros cien días, pueden enumerarse a continuación; 

Lucha frontal contra la delincuencia, con especial énfasis en las zonas más difíciles, Jamundí, Tuluá y, más recientemente, Toro, liderando el fortalecimiento de la institucionalidad de la fuerza pública, organismos judiciales y principio inequívoco de autoridad, conducente en disminuir la extorsión y homicidios. 

Consolidación del proyecto del tren de cercanías, iniciativa de su primer mandato, mediante unión de esfuerzos con los alcaldes de Cali, Jamundí, Palmira, Yumbo, gobierno nacional y el sector privado. 

Impulsando, estrechamente con la academia, el campus virtual, distritos de innovación e inteligencia artificial, ofreciendo oportunidades hacia la empleabilidad de jóvenes complementando la educación con el programa “Valle Emplea”. 

La estrecha relación e incansable trabajo de unión con el sector privado, la academia y los 42 alcaldes, es innegable. Buenaventura, el tercer municipio con mayores ingresos del país, después de Bogotá y Medellín, superando a Cali, le ha merecido especial atención para un desarrollo uniforme, ordenado y pulcro de la principal ciudad puerto del país.

La excelente relación de la Gobernadora con el alcalde de Cali permite vislumbrar una estrecha relación que redundará en beneficio mutuo, planificación a largo plazo e impulso de la ciudad región, dotada de infraestructura, servicios públicos, fuentes de energía, empleabilidad y del envidiable, destacable y referente global sector de salud caleño. 

La región del Pacifico colombiano, bajo el liderazgo de la gobernadora, mostrará al mundo la riqueza de biodiversidad, con la cual hemos sido bendecidos, en el evento ambiental más importante que Colombia, como anfitrión, ha recibido en su historia. 

Estos primeros cien días nos colman de entusiasmo, actitud positiva y sentimiento que estamos bien gobernados.

Guillermo E. Ulloa Tenorio

Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.