Las 7 vergüenzas del gato

Por Visitante (no verificado) el Sáb, 11/02/2012 - 9:35am

Por R.H Vargas

Las 7 vergüenzas del gato

Aquel día fue caluroso, las moscas revoloteaban junto a la basura, aquella mujer mientras  acariciaba  a su gato, sintió que un lado de su cuerpo se paralizaba, vivía sola, siempre había vivido sola,  nadie escucho un quejido, ni su llanto, nadie notó su ausencia. Varios días después, alguien tal vez el vecino de la casa de al lado, notó que un extraño hedor salía de la casa de la solitaria mujer, cuando fueron a ver encontraron en el patio de la casa  el cuerpo de la mujer junto a la basura, con algunas moscas y dos ratas.  El cadáver pálido, seco y nauseabundo yacía junto a la basura,  junto a la despreciable basura, aquella mujer había encontrado reposo a su  dolor en la suciedad, rodeada de aquellas bacterias y microbios que están en todos lados y nadie las ve,  aquella inmundicia  que tanto le había asqueado en vida,  nunca tocaba algo o a alguien sin después correr al baño más cercano y lavarse con fuerza las manos, solo una vez había estado con un hombre pues no soporto la idea del sudor de otro en su piel, fue así que decidió no acercarse a los otros más que lo necesario, pues los olores y fluidos de estos se le hacían insoportables. Prefirió la compañía de un gato blanco que una vez que entro a  su casa por error y nunca le  dejo salir, celebraba la pulcritud de aquel animal, pero este  al contemplar el cuerpo tembloroso de su guardiana en el suelo,  no dudo un instante en escapar presuroso por el tejado, mientras la mujer arrastrándose y balbuceando maldiciones, murió asfixiada por las pestilencias que emanaban de su propio cuerpo.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf