El fin de la tierra

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 25/11/2017 - 2:12pm
Edicion
344

Por Nicolás Ramos Gómez 

El conocido físico Stephen Hawking, ejemplo de superación ante su esclerosis lateral amiotrófica, en la Web Summit que se lleva a cabo en Lisboa, Portugal, advierte del peligro de los avances de la inteligencia artificial y cómo podría amenazar a la humanidad. Igual indica que la vida en la Tierra desaparecerá en unos 600 años y especula que el Planeta terminará convertido en una gran bola de fuego. Agrega que el crecimiento poblacional representará una sobrecarga y un mayor consumo de energía, que junto con el calentamiento global, desencadenarán que la Tierra se convierta en una gigantesca bola de fuego.

Otros científicos advierten que de llegar la humanidad antes del año 2050 a los 11  millones de habitantes, los recursos de agua y tierra fértil no alcanzarán para alimentar la población. En Colombia, por la falta de una verdadera política ambiental, cuidado de sus ecosistemas y la pérdida del suelo fértil, que se estima del orden de 400 kilos por hectárea año, esa situación puede llegar antes.

En el valle geográfico de la cuenca alta del Río Cauca se viene alertando de los riesgos de inundaciones y avalanchas en muchas poblaciones, como lo ocurrido en Corinto, pero de la solución integral para evitarlas así como evitar las sequias en los veranos, nada se dice. Ambas situaciones serán cada vez mayores con el cambio climático. Solo se habla y se contratan nuevos estudios, forma de decir nuestros gobiernos cortoplacistas, que hacen algo, cuando en realidad nada hacen.

La cuenca alta del Río Cauca es una unidad geográfica y necesita un tratamiento integral, tal y como se contempla en el Plan del Agua estudiado desde 1990. Es decir, 27 años perdidos y para concluir las primeras obras, con la voluntad de hacerlo, se necesitan mínimo siete años. Lloraremos nuestra indolencia y el mediatismo politiquero cuando será, más que tarde para actuar. No olvidemos tampoco que hace pocos años el Río Cali inundó los sótanos del CAM y en los Farallones de Cali no hay autoridad que controle la tala de árboles y la minería ilegal.   

Con la creación del Ministerio del Medio Ambiente, que convirtió nuestra agencia de desarrollo integral de la región en autoridad ambiental sin autoridad, ese desarrollo integral se frustró y es urgente hacer lo estudiado, antes que sea demasiado tarde.  

Búsqueda personalizada

aerdhbadf