Población de Cali, municipal o metropolitana

Por Carlos Botero el Sáb, 23/06/2018 - 11:44am
Edición
374
Sección

perfil_bt

Por Carlos Enrique  Botero Restrepo

Arquitecto Universidad del Valle; Master en Arquitectura y Diseño Urbano, Washington University in St: Louis.

Profesor Maestro Universitario, Universidad del Valle. Ex Director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad del Valle (de2012 a 2015) y Director del CITCE (Centro de investigaciones Territorio Construcción Espacio) de 2006 a 2010.


2018 un total de  2.445.405 habitantes, 36.632 de ellos distribuidos en sus quince corregimientos

ewsdg
Servicios básicos que comprenden asistencia en salud, educación y cultura a todos los niveles

De acuerdo con los datos que maneja el Municipio de Cali, basados en los censos de población y las proyecciones del DANE, Cali tendría para el presente año 2018 un total de  2.445.405 habitantes, 36.632 de ellos distribuidos en sus quince corregimientos. Ya nos dará un dato más preciso el conteo real del censo que está en marcha.

Más allá de la simple curiosidad que despierta el interés por conocer el grado de coincidencia que pueda presentarse entre las proyecciones manejadas por el DAPM (Departamento Administrativo de Planeación) a partir de los datos del más reciente censo de 2005, siempre será una información necesaria para la definición de planes y proyectos para la ciudad en los niveles de lo urbano y de lo urbanístico. También lo será para establecer los niveles de integración a escala metropolitana y regional que puede ser medida según indicadores de cobertura de servicios básicos a la población.

Servicios básicos que comprenden asistencia en salud, educación y cultura a todos los niveles, recreación y deportes, corporizados en los llamados equipamientos colectivos y disponibles a través de la conectividad que se posibilita (o imposibilita) según su localización en el tejido urbano.

DSVASDV
solución efectiva sigue haciendo cola en el Concejo Municipal para que se la discuta

Para diagnosticar la calidad de vida en la ciudad, o en el municipio, o en la siempre presente pero negada región o área metropolitana, se tienen en cuenta la cobertura de cada servicio, su permanente oferta y su capacidad de responder a las necesidades de la población que se supone debe cubrir. Todo esto sobre una infraestructura de servicios que cada vez está más cerca de alcanzar puntos críticos (piénsese solo en la incertidumbre de poder contar con una oferta suficiente en cantidad y calidad de agua potable en los próximos cincuenta años).  También la calidad del aire que se respira y las sombras reales que se ciernen sobre la geografía por los fenómenos ligados al cambio climático.

Y la movilidad, la condición sine qua non para usar la ciudad, para acceder a todos los servicios necesarios para la vida cotidiana, cuya alternativa de solución efectiva sigue haciendo cola en el Concejo Municipal para que se la discuta y se convierta en un verdadero plan (el PIMU) que permita entender y manejar la ciudad como la obra máxima de creación histórica y social.

viajes a pie, en bicicleta y en vehículos de transporte masivo, trenes y buses articulados, que puedan realizarse de manera confortable y segura.

wdsvadsv
no importa la calidad de vida urbana para sus habitantes sino la mala oferta de los servicios de transporte público

La movilidad, la capacidad de la ciudad de resolver de manera confortable y segura el derecho a recorrerla para todo lo cotidiano y lo eventual, no se mide en el número de carros particulares y motocicletas que se puedan desplazar por sus vías, sino en el número de viajes a pie, en bicicleta y en vehículos de transporte masivo, trenes y buses articulados, que puedan realizarse de manera confortable y segura.

En los alrededores del Concejo Municipal ya se estarán moviendo los representantes gremiales del comercio de vehículos automotores y de motocicletas para tratar de quebrar cualquier intento por implementar el Plan Integral de Movilidad Urbana porque no importa la calidad de vida urbana para sus habitantes sino la mala oferta de los servicios de transporte público para sustentar la rentable idea de que la solución está en el carrito individual y en la motocicleta.

Búsqueda personalizada