Gastronomía valluna el Champús y la Lulada

El típico lulo en el Valle es una de las frutas exóticas colombianas poco conocida en el mundo. De este fruto tenemos dos bebidas vallunas por excelencia, el Champús y la Lulada.

Lulo del ValleLos orígenes de estas bebidas son muy inciertos y poco documentados. El fruto es originario del suroccidente colombiano y Centroamérica, pero poco divulgado en el resto del mundo. Una de las principales barreras es la dificultad en su cultivo: no se puede cultivar en grandes extensiones porque es atacado masivamente por las plagas. Los sembradíos de Lulo deben tener otros productos entreverados para evitar las plagas, cuando se siembran unas pocas plantas y no juntas requieren poco cuidado, se dan como maleza con una alta producción por planta. Esta característica hace que su producción sea limitada y su precio alto, a pesar de la alta producción por planta.

La lulada es tan sólo el fruto macerado endulzado con azúcar blanca o morena, requisito servirlo muy frio con hielo rallado. Para un vaso de lulo se requieren entre dos y tres lulos. Esta bebida, no solo es prácticamente desconocida fuera del Valle, si no que hasta es difícil encontrar lugares para tomarlo. Un sitio tradicional desde ya hace muchos años es en el Café de los Turcos en la Avenida 4N.

Champus del ValleEl Champús existe en el Perú y en el Ecuador pero son bebidas muy diferentes, los dos puntos en común son el maíz y la miel de caña. No se encuentran referencias escritas más que en escritores culinarios en el siglo XX. Es una receta que se ha transmitido oralmente en la población afro-indígena en el occidente colombiano, zona de cultivo del lulo.

El Champús es esencialmente una bebida del Valle y un perfecto acompañamiento con las empanadas de nuestra tierra. Las recetas para el Champús varía según la tradición oral, algunas personas utilizan melado de caña otras disuelven la panela en agua fresca. Los únicos elementos en común son el maíz trillado y cocido, el lulo macerado, hojas de naranjo, cortezas de canela y clavos. Las variantes son adición de piña picada, ralladura de limón o jugo de naranja.

Los únicos componentes que son exclusivamente americanos son el maíz y el lulo, todos los demás fueron traídos por los españoles. El Champús de Lola es el sitio tradicional para deleitarse con esta bebida. Treinta años acompañando a los caleños con la receta aprendida por generaciones de madre a hija.