Bandera vs Cruces

Por Benjamin Barne… el Sáb, 19/03/2016 - 8:34pm

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle. Ha sido docente en Univalle y la San Buenaventura y la Javeriana de Cali, y continua siéndolo en el Taller Internacional de Cartagena, de los Andes, y en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en Caliescribe.com desde 2011.


El consumo (el despilfarro debería ser la noticia) de energía en Cali creció 7,7 % en Febrero frente a igual mes de 2015, mientras que en el Valle del Cauca se logró un ahorro de 1,93 % (El País 05/03/2016). Pero mientras los empresarios y el comercio caleño anunciaron su disposición a apoyar la campaña del Gobierno Nacional para ahorrar energía, con el fin de evitar su inminente racionamiento, que sí que los afectaría, el Municipio mantiene iluminados, por cuenta de los contribuyentes, los monumentos de la ciudad, ignorando el vergonzoso llamado de última hora del Gobierno.

Entre ellos, las Tres Cruces, cuyo insólito alumbrado las convierte en las noches en una bandera nacional patas arriba, con lo que se irrespeta tanto a la Bandera como a las Cruces. Lo que no sorprende pues aquí no se reconoce su valor social y cultural como parte de la imagen colectiva que los habitantes de Cali tienen de su ciudad. Y cada vez menos pues se insiste en demoler o alterar o llenar de avisos su patrimonio construido, tanto el publico como el privado de uso público, e incluso el privado de uso privado, es preciso subrayar.

La cruz es uno de los símbolos de la humanidad más antiguos que existen, y ha sido emblema de muchas culturas antiguas, y de religiones, desde la griega del cristianismo y la latina del catolicismo hasta la gamada del nazismo. Desde su aparición ha representado los cuatro elementos (tierra, agua, aire y fuego), los cuatro puntos cardinales o la unión de los conceptos de divinidad y del mundo. La bandera, por su parte, identifica o representa nobles, instituciones, ciudades, departamentos o naciones, pero también puede servir para transmitir mensajes y señales.

Al revés indica rendición o una solicitud de auxilio, o una protesta por parte de individuos u organizaciones civiles que puede ser considerada un insulto cívico sancionable, lo mismo que quemarla en manifestaciones callejeras. Pero qué podría significar poner patas arriba sus franjas horizontales, amarilla, azul y roja, desapareciendo intermitentemente dos símbolos: de día la Bandera Nacional y de noche las Tres Cruces. ¿También se dejó descrestar en esto el alcalde Guerrero y aun no ha visto Armitage semejante desperdicio?

Pero con el apagón que se avecina solo se verán las Tres Cruces de día, pues en las noches quedarán sumidas en la oscuridad, junto con la absurda bandera patas arriba que simplemente desaparecerá. Oscuridad que en tanto ausencia de luz percibida por los humanos es relativamente fácil de alcanzar, como lo han demostrado los funcionarios que no vieron venir la necesidad su racionamiento. De otro lado, la respuesta emocional a la oscuridad ha inspirado diversas metáforas en la literatura y las artes, entendida como sombra, como un espacio donde la luz es obstaculizada.

Como en lo de entender a Cali como una cruz cuyos brazos mas largos se alargan cada día mas entre la cordillera y el río Cauca, y los cortos permanecen a lo largo del río Cali hasta antes de llegar al Cauca. Por eso hay que levantar la bandera de utilizar el corredor férreo como eje principal de la cruz, y la de prolongar las dos vías marginales del rio Cali hasta el Cauca, y por ende levantar la bandera de entender que su cruce es el centro de la cruz y no el despropósito patas arriba que adelantan en la Av. 2ª Norte llegando a la Cl. 25, al que desde luego también iluminaran como si sobrara energía.

 

Búsqueda personalizada

aerdhbadf