Arquitectura y política

Por Benjamin Barne… el Sáb, 12/03/2016 - 7:27pm

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle. Ha sido docente en Univalle y la San Buenaventura y la Javeriana de Cali, y continua siéndolo en el Taller Internacional de Cartagena, de los Andes, y en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en Caliescribe.com desde 2011.


Debería ser preocupante para todos el nefasto resultado de la mala arquitectura en las ciudades en las que vivimos, debido al divorcio actual entre el arte y la técnica de este antiquísimo oficio. Es contradictorio que exista mucho interés sobre cómo se manejan las ciudades, si es que no es mera politiquería y corrupción, y tan poco sobre cómo se construyen y menos aún cómo se proyectan sus edificios y espacios públicos.

 

Igual que no advierten como se está acabando con los páramos y fuentes de agua, no ven como se están desfigurando las ciudades: sólo miran sus problemas inmediatos, como la seguridad y el transporte público, a los que los políticos si les dedican tiempo, aunque casi nunca a tiempo, como pasa en Bogotá con la terquedad de Peñalosa contra del metro, con Cali unas de las pocas ciudades de ese tamaño que no lo tienen.

Es necesario que todos los ciudadanos entiendan que una ciudad es también el artefacto urbano que conforman sus edificios y que estos son arquitectura, por lo que en consecuencia su pertinencia y calidad es fundamental para mejorar la calidad de la vida en ellas. Además del comportamiento social, la educación y la recreación, y desde luego la seguridad y movilidad en ellas.

Principiando por la experiencia cotidiana al recorrer caminando placenteramente por sus calles y poderlas cruzar con seguridad por sus esquinas, lo que no entienden los que abogan por mas velocidad en las vías y la eliminación de los pasos pompeyanos. Al parecer no los toca el que la mayoría de los muertos en accidentes de tránsito sean peatones que no tienen por donde caminar ni como cruzar las calles con seguridad.

 

Igualmente es necesario que los ciudadanos se den cuenta de que la repetición de la buena construcción genera bellas calles, como en Cartagena, pero que la de la arquitectura lleva a calles feas, como en Cali. Y peor aun cuando se trata de mala arquitectura, como la que suelen hacer aquí los constructores de vivienda, que no les cabe que los buenos diseños llevan a mejores negocios, no la repetición de uno mediocre.

El crecimiento y extensión de la ciudad, como la altura y aislamientos de los edificios, el ambitus romano que recuerda Manuel Herce (El negocio del territorio, 2013), deberían ser de incumbencia de los ciudadanos y su arquitectura un asunto político: que tanto, donde y como debe crecer la ciudad, y como resolver su transporte público, racionalizar el consumo de agua y energía, y reciclar las basuras, lo que es también un problema de los edificios y por lo tanto de su arquitectura.

Pero las iniciativas gubernamentales al respecto de la vivienda, pues poco lo son sobre las ciudades, son puramente demagógicas y lamentablemente mediocres. Es como si a los políticos no les incumbiera la arquitectura ni a los arquitectos la política, y como si a los ciudadanos no les interesara ni la una ni la otra; sólo el futbol, que no los deportes, los reinados, la farándula, la moda y la pelea entre Santos y Uribe.

Muchos de los que ahora viven en las grandes ciudades apenas comienzan a enterarse de que la mejor calidad de vida está en las intermedias, seguidas de los pueblos. En ellos la arquitectura, como la política, está mas cerca de la gente todos los días en las calles, plazas, parques y mercados, y que en muchos su arquitectura es aun de patios, corredores, recintos y techumbres, y encalada,  una tradición sostenible y contextual que se debería reinterpretar en vez de copiar la que traen las revistas.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf