El alumbrado navideño

Por Redacción el Sáb, 30/12/2017 - 4:45am
Edicion
349

Nicolás Ramos Gómez

Indudablemente el alumbrado navideño en este año ha recuperado su alegría con la hermosura de las luces blancas que le dan un aspecto de paz y alegría. Las diversas figuras de los años anteriores no lograban ese objetivo. Eran algunas individualmente meritorias, pero muchas no estaban de acuerdo con el entorno o la alegría de la Navidad.

Felicitaciones merece el Señor Alcalde Maurice Armitage y sus colaboradores por haber embellecido la ciudad sin atiborrarla de figuras las cuales muchas poco tenían que ver con la hermosa tradición de la Navidad con su mensaje de amor, paz y alegría.

La iluminación de la Avenida Sexta, con su dosel arbóreo le recuerda a los caleños la invaluable importancia que para el clima de la ciudad tienen los árboles y la urgente necesidad, ante las evidencias del cambio climático de mayores veranos y lluvias más intensas, de recuperar los talados por senectud o para convertir las zonas verdes, con que se diseñó la ciudad, en parqueaderos o ventorrillos de comistrajos.

La ciudad no puede seguir perdiendo la armonía de sus calles y para ello es transcendente recuperar su hermosa y vital arborización. No se puede talar árboles porque a un vecino le ensucia las canales de aguas lluvias o piensa que en ellos se pueden esconder los enemigos de lo ajeno. La ciudad es de todos y para todos y es nuestro deber cuidar su dotación o amueblamiento que la hace grata y amable  para propios y visitantes.

Búsqueda personalizada