Características del capitalismo globalizado

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 29/09/2018 - 1:07am
Edicion
388

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


CAPITULO SEGUNDO.

CONTRADICCIONES Y CONFLICTOS DEL MUNDO CAPITALISTA GLOBALIZADO.

Con ocasión de la cumbre del G-20 celebrada en Alemania, salieron a relucir algunas de las contradicciones y conflictos que afronta el mundo capitalista a partir de las afirmaciones del presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Donald Trump, quién por lo demás renunció al tratado transpacífico TPP  por sus siglas en inglés, manifestando su propósito de renegociar los tratados de libre comercio con otros países, alegando que su gobierno -no permitirá que otras naciones se aprovechen de las ventajas ofrecidas por el suyo-, poniendo en tela de juicio las negociaciones a nivel global en materia de inversión y de libre intercambio comercial.

Lo anterior ha generado un gran impacto en el comercio mundial y posiblemente hará que se excluya a USA de nuevos acuerdos comerciales ante la pérdida de confianza del mundo globalizado al decir de algunos analistas que además se preguntan por el papel que jugará dicho país en el futuro frente a la existencia de diversos conflictos que están afectando directamente el orden económico y político mundial.

En este sentido la canciller de Alemania Angela Merkel durante su visita a Varsovia, ha expresado en términos generales que –el culpable de lo que pareció decir el presidente Trump en su discurso sobre la existencia de un choque de civilizaciones versus la comunidad globalizada, es “pluto-populismo estadounidense-, tras del cual si existen problemas de destrucción del ingreso producto de la desigualdad social que reina en los EE.UU”.

Dicha crítica dirigida contra el presidente de los Estados Unidos coincide de alguna manera con lo expuesto por algunos politólogos que dicen que los cambios económicos que se han producido con la globalización, afectando a varios países e incluso  a Estados Unidos, se deben en buena parte a la incompetencia de sus clases dirigentes, que no entendieron que la liberalización del comercio no puede darse sin la participación e integración de la economía global, en tanto que las tendencias populistas de derecha o de izquierda constituyen una amenaza que fomenta las divisiones y paraliza la política de mercado, lo cual se hace cada vez más evidente en aquellos países en donde el orden y las instituciones liberales son objeto de toda clase de controversias y desconfianzas por parte de los ciudadanos que se oponen a la globalización, tal como sucedió con el Brexit en el Reino Unido y con las disputas que se vienen produciendo en la comunidad europea, en torno a países como Italia, España, Grecia, que se esfuerzan por superar sus dificultades económicas y financieras con el banco Central Europeo.

Ahora bien, el hecho de que el mundo capitalista global atraviese por una gran crisis general, no significa que se ha llegado al fin del proceso de la internacionalización de la economía y de las políticas globalizadas que se desarrollan en medio de diversas fases de expansión, de contracciones y de retrocesos que ponen en entredicho sus logros y desaciertos. Por supuesto que el capitalismo no podrá superar sus dificultades a futuro lo que implica que tendrán que producirse previamente ciertos cambios que afectan sustancialmente su estructura económica y política de forma tal que como decía en términos generales Carlos Marx “al llegar a una determinada fase de desarrollo las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en choque con las viejas relaciones de producción que se convierten en trabas del desarrollo, abriéndose así una época de revolución social”. Es precisamente para este momento que la toma del poder político de una clase por otra se convierte en el aspecto principal para la construcción de una nueva sociedad, lo cual no debe considerarse como una mera posibilidad formal o una simple utopía social pues su viabilidad no depende de la mera voluntad del pueblo y de sus dirigentes al escoger las formas de acción para lograr los objetivos en el marco de determinadas condiciones y circunstancias económicas, políticas, sociales, culturales, e incluso de poder romper los límites que subordinan las viejas relaciones sociales, en este caso del capitalismo de nuestro tiempo, para reemplazarlas por unas nuevas relaciones sociales ligadas al progreso, la paz con justicia social y el bienestar general en igualdad de condiciones para todos.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada