El día sin carro

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 29/09/2018 - 1:01am
Edicion
388

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

Uno de los efectos negativos del proceso de urbanización lo constituye la polución y la contaminación del medio ambiente natural con el incremento del CO2 en la atmósfera, ligados con la congestión vehicular que contribuye a su deterioro y atenta contra la salud de los habitantes de una ciudad que como Cali, no tiene una política eficiente para mitigar en parte dichos efectos que se producen permanentemente.

Ahora bien, con la medida del “día sin carro” los caleños no solo respiraron un aire mas puro y gozaron de un entorno mas saludable con la disminución de la contaminación por gases, ruidos y agilidad en la movilidad sino que además, habrá que tener en cuenta que la aplicación de dicha medida no deja de ser más que un paliativo que de repetirse en cualquier momento, tan solo servirá de consuelo frente al caos en el que viven los caleños y del cual no podrán salir sino se adoptan las políticas que en materia de desarrollo económico, social, ambiental, de transporte y movilidad requiere la ciudad que demanda del liderazgo de los alcaldes, sin pretender repetir los errores del pasado que “hincharon la ciudad” generándose con ello un crecimiento y desarrollo hipertrofiado cuyas consecuencias padecen sus habitantes.

la medida del día sin carro resulta por demás inocua sino está acompañada de un buen servicio de transporte público y alternativo

ahartsfn
Cali no es ajena a esta problemática que tendrá que resolverse prontamente

Por otra parte, la medida del día sin carro resulta por demás inocua sino está acompañada de un buen servicio de transporte público y alternativo, amplios y buenos andenes para caminar, la presencia de la policía para garantizar la movilidad de las personas, y la creación de condiciones para que no se interrumpa la actividad productiva, laboral, comercial, cultural e institucional, afectándose el curso regular de dichas actividades en la ciudad y de sus habitantes con quienes se debe convenir su futuro que tradicionalmente ha sido construido a partir de las decisiones de algunos sectores económicos y políticos que se han lucrado con la explotación de las necesidades de los caleños que sufren los efectos negativos del desarrollo, convalidado por las autoridades municipales que también se han beneficiado de esta situación.

Antes de que se piense repetir otro día sin carro es necesario proceder a debatir y a aprobar el plan de movilidad, con el cual se podrán ordenar una serie de aspectos que como el transporte público, la peatonalización de varios sectores del centro de la ciudad, la determinación de las zonas de descargue y de parqueo, han venido aplazándose en tanto se agravan los problemas de la ciudad en estas materias, en la creencia errada de que implementándose medidas como los días sin carro o el pico y placa, se logra mejorar la movilidad y descontaminar el ambiente.

Las experiencias del día sin carro vividas en ciudades como Bogotá no han servido para resolver los verdaderos problemas de movilidad y contaminación

Las experiencias del día sin carro vividas en ciudades como Bogotá no han servido para resolver los verdaderos problemas de movilidad y contaminación que se incrementan en la medida en que cada vez hay más vehículos en circulación en tanto que la oferta del servicio público de transporte es insuficiente y en muchos casos de mala calidad por las demoras, las congestiones y la inseguridad, lo cual habrá que valorar de manera integral con las demás políticas en materia de desarrollo y sostenibilidad económica, financiera y operativa.

Cali no es ajena a esta problemática que tendrá que resolverse prontamente en razón de los cambios que se avecinan con ocasión de la declaratoria de la ciudad como Distrito Especial.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada