Correlación de fuerzas entre el capital y el trabajo

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 29/04/2017 - 6:36am
Edicion
314

Pablo A. Borrero V.  /  Luz Betty Jimenez De Borrero

CORRELACION DE FUERZAS ENTRE EL CAPITAL Y EL TRABAJO

En las condiciones de la sociedad capitalista la correlación de fuerzas entre el capital y el trabajo es siempre desigual no obstante que los capitalistas no pueden existir sin los trabajadores que son los verdaderos creadores de la riqueza social. Sin  embargo en un país como Colombia en donde tan solo se privilegia la producción de bienes intermedios y se estimula la economía de los servicios por encima de los procesos industriales de medios de producción fundamentales, las posibilidades de crecimiento económico y de creación de nuevos empleos de carácter estable y duradero son cada vez mas difíciles de lograr, en tanto crecen la informalidad y el desempleo que se extienden no solo al obrero raso sino al profesional independiente, técnico, perito, etc., que no encuentran oportunidades de trabajo y cuando lo consiguen casi siempre es en condiciones precarias en materia salarial y prestacional.

En muchos casos existe el temor de ser despedido y reemplazado rápidamente por alguien dispuesto a trabajar en peores condiciones como si se tratara de un simple esclavo asalariado, aparentemente libre para establecer una nueva relación laboral, pero de hecho obligado a hacer cualquier cosa bajo la dependencia del empleador para poder sobrevivir con su familia en medio de la pobreza y la desigualdad social que caracterizan la sociedad capitalista dividida en clases sociales.

Y de ahí que los proyectos de reforma laboral que presentará al congreso la actual ministra de Trabajo Clara López, poco o nada servirán para fortalecer el derecho al trabajo, a la libre asociación sindical y a la negociación colectiva, cuando de lo que se trata era de presentar el estatuto laboral que quedó pendiente desde la aprobación de la Constitución de 1991 y que puede constituir una garantía más efectiva de los derechos de los trabajadores.

Ante el declive de la industrialización del país y de los bajos rendimientos de la productividad del trabajo, la economía de los servicios tan solo genera un crecimiento económico insuficiente y dependiente del gran capital financiero con una relativa tasa de crecimiento del empleo. Ante esta realidad, la defensa de los escasos derechos laborales de asociación y negociación colectiva resulta cada vez más difícil de lograr en las condiciones de privatización de las empresas públicas y con la decisión de los empleadores privados de acogerse a las nuevas reglas impuestas por las políticas neoliberales de Estado amarradas a los acuerdos y tratados bilaterales de los TLC y multilaterales como la Alianza Pacífico.

La celebración del día del trabajo debe servir a todos los que legítimamente viven de éste, para reflexionar sobre el estado en que se encuentran dichas relaciones particularmente en tratándose de aquellos que laboran en el sector privado cuya situación laboral se ha depreciado mucho mas en comparación con los que trabajan en el sector público los cuales gozan de especiales garantías laborales desde el punto de vista salarial y prestacional.

Pero además es necesario que la mayoría de los trabajadores informales e independientes que no hacen parte de las centrales obreras tengan  participación en los comités y entidades del Estado en donde se discuten y concilian la política laboral y social, para lo cual tendrán que unirse y organizarse en defensa de sus derechos entre otros, los de pensión, salud, educación, vivienda, etc.

Ha llegado el momento de realizar los cambios que en materia económica, política y social deben realizarse como base de una transformación de las relaciones laborales que deberán regir en el país, acordes con los intereses y necesidades que exige el crecimiento y desarrollo de la producción social y la satisfacción de las demandas de los trabajadores y demás sectores sociales que hacen parte de la gran masa laboral, que aspira no solo a vivir en paz con justicia social, sino a contribuir decididamente con el progreso material y espiritual de la nueva sociedad.

Cali, Abril 30 de 2017

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la

Democracia y la Convivencia Social

 

Búsqueda personalizada