Reconstruir la nueva Ciudad – Región

Por Editorial el Sáb, 25/11/2017 - 8:40pm
Edicion
344

Editorial 


Esta columna fue escrita por los Abogados, Pablo A. Borrero V.  y Luz Betty Jiménez de Borrero, incorporada por Caliescribe como editorial de esta semana.

La idea de resolver las dificultades por las que atraviesa la ciudad de Cali en materia de inseguridad, movilidad, informalidad, violación del espacio público, contaminación, deficiencia en la prestación de los servicios públicos, de transporte, de comunicaciones, no podrán ser resueltas contando para ello con la simple voluntad de sus gobernantes, sí en todo caso no se crean las condiciones concretas y objetivas para garantizar la existencia y desarrollo de una ciudad moderna y competitiva de cara al siglo XXl y a partir de la implementación de un nuevo modelo de gobierno que les garantice a los ciudadanos el derecho inalienable de participar en las decisiones que los afectan directa e indirectamente en cuestiones económicas, sociales, administrativas, culturales, ambientales, etc., en tanto que los alcaldes deberán colocar la función administrativa al servicio del interés general en cumplimiento de los principios constitucionales de igualdad, moralidad, eficiencia, economía, celeridad, imparcialidad, publicidad, mediante la descentralización, la delegación y la desconcentración de funciones dirigidas a adecuar sus acciones a los fines del Estado Social de Derecho.

Por supuesto que habrá que priorizar algunos de los asuntos más urgentes en el corto y mediano plazo, los cuales deben ser tratados de manera integral, ya que en su conjunto hacen parte del mismo sistema institucional.

Si pretendemos que Cali se convierta en epicentro del desarrollo económico y social, será necesario transformarla en motor de crecimiento y desarrollo sostenible.

Si pretendemos que Cali se convierta en epicentro del desarrollo económico y social, será necesario transformarla en motor de crecimiento y desarrollo sostenible.

El crecimiento demográfico de la ciudad debiera valorarse como el gran capital humano con que cuenta la ciudad para asegurar su futuro productivo, no obstante los retos que ello implica desde el punto de vista de la satisfacción de las necesidades crecientes de la población, con la cual habrá que reconstruir la nueva ciudad región, particularmente en lo relacionado con la edificación de viviendas, el transporte público y lo que es más esencial  la urgencia de proveer empleo hoy socavado por la informalidad, que ha conducido a incrementar conjuntamente con la pobreza la desigualdad social.

La renovación urbana del centro de la ciudad no podrá realizarse sobre la base de desplazar a sus habitantes de los lugares en donde siempre han vivido y tienen sus negocios, para abrirle paso a la construcción de nuevas viviendas, centros comerciales e institucionales con lo cual se creará una falsa imagen del progreso de la ciudad, que tan solo beneficia a unos cuantos empresarios urbanizadores, negociantes de propiedad raíz y contratistas del Estado.

Los problemas derivados del abastecimiento de los servicios públicos demandan la construcción de un nuevo acueducto para la ciudad, al igual que la recuperación del jarillón del rio Cauca. Así mismo, el municipio de Cali tendrá que volver a ser generador de energía a partir de sus diversas formas y expresiones tecnológicas amigables con el medio ambiente.

El transporte público demanda de una definitiva solución diferente a la adoptada por la actual administración de garantizar a los operadores del MIO un subsidio indefinido

El transporte público demanda de una definitiva solución diferente a la adoptada por la actual administración de garantizar a los operadores del MIO un subsidio indefinido, sin que se haya producido un cambio básico y estructural de la operación del sistema.

Un aspecto trascendental y decisivo en la reconstrucción de la ciudad tiene que ver con la recuperación de las finanzas públicas que se nutren en la actualidad del sistema de participación de recursos de la nación y de los impuestos, tasas y contribuciones que pagan los ciudadanos y que se han venido liquidando en contravía de los principios de equidad y justicia tributaria, sistema este que tendrá que ser revisado y modificado necesariamente.

mientras el Municipio contratista se nutre de nómina paralela y del clientelismo, se reduce la planta de trabajadores oficiales y funcionarios públicos

Ahora bien, mientras el Municipio contratista se nutre de nómina paralela y del clientelismo, se reduce la planta de trabajadores oficiales y funcionarios públicos de acuerdo con las directrices trazadas por los alcaldes que utilizan las reformas administrativas para cumplir con dicho cometido. Por otra parte, dichos funcionarios se han caracterizado por liquidar las empresas y entregar la prestación de los servicios públicos a los particulares.

El fortalecimiento del sector público constituye una condición esencial para el fortalecimiento de los presupuestos de que disponen los mandatarios de turno para garantizar el funcionamiento de la administración y el bienestar general de los ciudadanos, puesto que una ciudad que como Cali privatiza sus empresas y hasta el manejo del recaudo de sus ingresos, está condenada a desaparecer o a vivir bajo la dependencia e influencia de los sectores privados interesados en los negocios del Estado.

Está claro que de existir la intervención de la administración en sectores como la construcción y la formalización de la vivienda, la eficiencia en el transporte público, la reducción de los índices de desempleo y de inseguridad, entre otros aspectos, será posible planear el desarrollo para el crecimiento económico y social de la ciudad, determinado a su vez por el desarrollo de las fuerzas productivas y el aprovechamiento eficiente de los recursos naturales y ambientales que posee el municipio sobre todo en sus corregimientos abandonados desde siempre por todas las administraciones y en donde existen grandes potencialidades que pudieran ser utilizadas de manera racional y planificada, tendientes a resolver las carencias de sus habitantes y de acrecentar las relaciones entre el campo y la ciudad.

realizar este cambio será necesario fortalecer el sector público estableciendo alianzas con el sector privado dentro del marco del uso y disposición de la propiedad pública

Para realizar este cambio será necesario fortalecer el sector público estableciendo alianzas con el sector privado dentro del marco del uso y disposición de la propiedad pública allí donde sea necesario e indispensable lograr su cooperación y haciendo que la administración se acerque al ciudadano en condiciones de igualdad ajenas a toda manifestación demagógica y populista de parte de quienes tienen la obligación moral, política y constitucional de representar y defender el interés general y garantizar el bienestar de la comunidad.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada