La arquitectura del futuro

Por Benjamin Barne… el Sáb, 25/03/2017 - 4:39pm
Edicion
309

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle. Ha sido docente en Univalle y la San Buenaventura y la Javeriana de Cali, y continua siéndolo en el Taller Internacional de Cartagena, de los Andes, y en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en Caliescribe.com desde 2011.


Lo más probable es que ante todo sean varias arquitecturas “regionalistas” y no una única arquitectura internacional, ya que su primer propósito es ser, justamente, para cada lugar. Es decir, buscando su mas fácil auto sostenibilidad, la que dependerá de los muy distintos climas, así como de diferente relieves, diversas vegetaciones y por lo tanto conservando esos tan irrepetibles paisajes culturales, que es como los llama acertadamente Peter Zumthor (Pensar la arquitectura”, 2010, pp. 95 a 110), Premio Pritzker de 2009, y en los que  “ha quedado almacenada la historia de nuestra relación con la tierra”.

Las casas del futuroY sus temas mas recurrentes serán la remodelación de construcciones comunes existentes, pues ya no se tolerará impunemente la obsolescencia casi que programada de ciudades y edificios, y ya no será un buen negocio demolerlas para construir de nuevo sino que se renovarán  ineludiblemente de acuerdo con su contexto. En tanto que el proyecto de las nuevas construcciones seguirá su ejemplo en cuanto su sostenibilidad y contextualidad, incuso en el caso de los edificios públicos que deban presentar una imagen de carácter monumental.

El emplazamiento de la mayoría de los casos será casi siempre entre medianeras pero necesariamente considerando el entorno inmediato. La construcción utilizará de preferencia los materiales y sistemas tradicionales de cada lugar, y las instalaciones hidráulicas, sanitarias, eléctricas, de gas, climatización y comunicaciones, estarán a la vista o serán de muy facial acceso para su mantenimiento, restitución o ampliación. Las formas regresan a la simetría parcial , la regularidad  y las variaciones en lugar de la repetición sin imaginación, a través de novedosos recorridos acodados y axiales, que hagan la vivencia de los edificios emocionante..

La arquitectura del futuroY serán proyectos de arquitectos profesionales con muchos mas conocimientos técnicos y mas ética, y la mayoría de ellos serán mujeres. Los recientes y rápidos desarrollos de la biología y la informática, de los que habla Yuval Noah Harari (Homo Deus. Breve historia del mañana 2016) les permitirán, mediante el uso de nuevos algoritmos, enfrentar con mayor acierto un mundo amenazado (aparte de un eventual desastre nuclear) por el evidente trastorno climático de inicios del siglo XXI, debido en muy buena parte a los desatinados diseños de los edificios y ciudades actuales.

Será sin duda será una arquitectura cada vez mas “autosostenible” buscando la ecoeficiencia en su construcción al escoger materiales, componentes y elementos que impliquen una menor huella ecológica. Como también procurando lograr un muy bajo consumo de energía para su climatización pasiva en su uso posterior, reciclando toda el agua utilizada y la de las lluvias, y generando una mínima contaminación ambiental, como también disminuyendo lo mas posible el ruido ajeno y demás molestias a todos los vecinos.

Igual algunas veces será una arquitectura “verde” cuando el má  s sencillo uso de la vegetación ayude a un mejor y mas económico comportamiento climático. Mas apenas los edificios públicos, o para la cultura, el espectáculo o el deporte, serán una arquitectura “espectáculo”, mas únicamente en tanto conformen verdaderos hitos necesarios en la ciudad. En conclusión será una arquitectura  de verdad “posmoderna” y no apenas posmodernista en su estética ya pasada de moda  copiada  sin una verdadera imaginación de las revistas.

Búsqueda personalizada