Reciclaje

Por Benjamin Barne… el Sáb, 25/02/2017 - 2:52pm
Edicion
305

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle. Ha sido docente en Univalle y la San Buenaventura y la Javeriana de Cali, y continua siéndolo en el Taller Internacional de Cartagena, de los Andes, y en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en Caliescribe.com desde 2011.


Excelente noticia la de que se cedan los órganos en lugar de enterrarlos o cremarlos junto con los cuerpos, y así poder salvar muchas vidas (Ley 1805 de 2016). Pero reciclar no debe ser apenas que otros puedan usar lo que uno ya no necesita, ni sólo someter los materiales usados o los desperdicios a un proceso de transformación o aprovechamiento para que puedan ser nuevamente utilizados, si no que en lo posible hay que hacerlo con casi todo lo que se consume o se hace…como justamente sucede en la naturaleza.

Basuro de Navarro
Basuro de Navarro

Como reciclar las basuras en lugar de acumularlas en feos y contaminantes “basuros” que no tienen nada ni de rellenos ni de sanitarios. Y hasta se pueden convertir en energía como se anuncio hace años (Basuras y petróleo, ¿Ciudad? El País, Cali 03/07/2003) pero de lo que no se volvió a informar nada, pese a que ya se hace en varias otras partes, como en Suecia, en donde importan basura con ese propósito, y pese a que aquí si hay quienes se preocupan al respecto (ver http://www.basuracerocolombia.com).

Urgente también es reciclar los muchos objetos que se compran regularmente, que debido a su descarada e irresponsable obsolescencia programada toca salir de ellos casi nuevos. Como las bolsas y demás empaques de plástico o cartón que se tiran a la basura, por ejemplo. O los computadores que no se actualizan sino que se reemplazan, y ni se diga los teléfonos portátiles cuya cacareada “inteligencia” por supuesto depende de cada usuario, los que en general adquieren los nuevos solo por serlo no porque los necesiten verdaderamente.

Reciclaje

Para peor de males los pocos reciclajes que si se hacen no son los mas convenientes; como los carros pues al tiempo que se toman medidas para disminuir su circulación se dedican paginas enteras a una propaganda engañosa dirigida a que los arribistas compren mas carros (para esquivar el pico y placa) que se suman a los de segunda mano y estos a los de tercera mano, mientras que los más viejos se reciclan muy pobremente, apenas como simple chatarra.

Y algo similar, mas en este caso positivo, es lo que se viene haciendo con las viviendas que se venden, sobre todo en las ciudades, debido a la movilidad social de sus habitantes, y que pasan a otras manos como los carros. Lo que habría que racionalizar favoreciendo su alquiler en lugar de su propiedad como equivocadamente viene haciendo el Gobierno, y como ya se a dicho (¿Ciudad? El País, Cali 29/05/2014), para que la gente pueda vivir en donde mas le conviene respecto al trabajo, los colegios y los vecindarios.

Es perentorio que se entienda que la mayoría de las construcciones se pueden renovar (en Holanda se está haciendo incluso con las cárceles desocupadas después de que se legalizaron las drogas y hasta un hotel de lujo se puso en una de ellas), y así lograr algo de mas área en lugar de demolerlas para construir codiciosamente mucha mas área pero sin considerar el derecho a conservar el vecindario que tienen sus demás habitantes, ni el valor que este representa para un negocio inmobiliario.

El caso es que muchos emprendedores aún no han comprendido que es mejor negocio (más rápido y con menos inversión) remodelar que construir de nueva planta. Y con respecto a los Bienes de Interés Cultural hay que pensar que su negocio no depende apenas de lo económico, sino igualmente de su valor social y cultural. Pero lamentablemente “el orgullo de quienes no pueden edificar es destruir” como decía Alexandre Dumas, como si hubiera vivido en Cali.

Búsqueda personalizada