El Valle del Cauca: ¿prioridad presidencial?

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 23/06/2018 - 11:07am
Edicion
374

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

Aunque el otrora candidato Duque y hoy presidente electo de la república de Colombia le prometió a la clase dirigente del departamento, que su gobierno le garantizaría la ejecución de un conjunto de obras entre las cuales se cuenta la carretera Cali Buenaventura diferida erróneamente en el tiempo y en el espacio por los anteriores gobiernos, afectando con ello la competitividad de la región y que por otra parte estimularía el desarrollo de algunos sectores económicos como el de la cadena hortifrutícola, la pesca industrial, el hecho real es que en todas estas materias la intervención del Estado no deja de tener un carácter formal y limitado, más aún cuando para el presidente Duque la prioridad de su gobierno será fortalecer la gran propiedad capitalista conjuntamente con la inversión de capital nacional y extranjero destinada a aquellas regiones en donde se construyen grandes obras como las 4G, privilegiando con ello a algunos municipios y departamentos, dejando a otros por fuera del desarrollo económico y social por no contar con los recursos ni las condiciones para garantizar un crecimiento acorde con los intereses de los inversionistas.

A pesar de que el departamento del Valle del Cauca es uno de los más ricos del país y gran aportante del producto interno bruto PIB, es muy poco lo que recibe de la nación en obras prioritarias para el desarrollo de la región.

No hay que olvidar que de acuerdo con la Constitución de 1991 los planes de desarrollo del gobierno en la parte correspondiente a las inversiones que contienen una serie de programas, no tienen continuidad en el tiempo ni son evaluados con la objetividad que se requiere para tal efecto. Dichos planes y programas que abarcan todas las ramas y sectores de la economía y de los servicios, solo tienen un carácter indicativo en relación con la economía del sector privado, circunstancia esta que no impide para que dicho sector determine en buena parte las orientaciones y el destino de las obras en medio de las denominadas “alianzas público privadas APP”.

Como quiera que el presupuesto de la nación debe estar en concordancia con el nuevo plan de desarrollo que presentará el presidente electo Duque, es preciso que en este caso queden consignadas aquellas obras y estímulos que demandan la dirigencia económica y política del Valle del Cauca en procura de concretar los ofrecimientos que durante la campaña electoral hiciera el candidato. Al tiempo que se debe exigir que el gobierno atienda las ingentes necesidades de la población vallecaucana en materia de salud, educación, vivienda, saneamiento básico, servicios públicos, etc., a los cuales el Estado está obligado a satisfacer como gasto público social el cual tiene prioridad sobre cualquier otro gasto.

No sobra recordar que el tema de las víctimas y del desplazamiento por el conflicto armado, que no parece estar dentro de la agenda de promesas y compromisos del presidente Duque con el pueblo vallecaucano, hace que las fuerzas políticas y sociales del departamento comprometidas con la existencia de una paz estable y duradera exijan de que se tenga en cuenta dicha prioridad que se vive en el Valle del Cauca y se aporten los recursos para atender oportunamente sus necesidades plenamente justificadas con base en los acuerdos de La Habana en el marco del Estado Social y democrático de Derecho


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada