Consejo para la recuperación empresarial y el crecimiento económico rápido

Por Carlos Holmes … el Sáb, 22/07/2017 - 8:00am
Edicion
326

Carlos Holmes Trujillo García                                         

El gran desafío es poner en marcha un gran proceso de concertación con el sector productivo y de apoyo a sus esfuerzos para sacarlo adelante.

La economía colombiana cada día que pasa se debilita más. Sus signos vitales indican que debe ser trasladada a la unidad de cuidados intensivos para suministrarle el tratamiento necesario, a fin de conseguir que se recupere.

Este no es un cuento malintencionado de la oposición, sino la realidad, inmensamente preocupante, para que seamos claros.

La enfermedad se siente en todas las regiones de Colombia y en la mayoría de los sectores. Cuando se entra a establecimientos de comercio, en muchos departamentos, a preguntar cómo van las ventas, se reciben respuestas con angustia, y que angustian.

Existen realidades como la de un fabricante de zapatos que elaboraba 4.000 pares mensuales y hoy apenas produce 300. Y tenía 35 empleados, en tanto que ahora puede pagar 3.
Situación similar padecen en almacenes de ropa o expendedores de artículos de primera necesidad, para mencionar solo algunos sectores, cuyos testimonios muestran que las ventas han caído entre el 20% y el 70%, según manifiestan sus dueños o arrendatarios. 

Por eso, el domingo, Bruce Mac Master, presidente de la Andi, siguió alertando sobre la caída de la demanda interna e internacional, la incertidumbre existente, los problemas de competitividad y la ausencia de una política de desarrollo empresarial. 

De otro lado, Guillermo Botero, presidente de Fenalco, reiteró que el comercio va muy mal porque el impacto del IVA, tal como se había pronosticado que sucedería, es tremendamente perjudicial, hasta el extremo de que 10 sectores están en negativo, uno en ceros y cuatro en positivo.

Debe quedar claro, entonces, que la prioridad del próximo Gobierno –pues con este no hay nada que hacer– tiene que ser conseguir el rápido crecimiento de la economía, es decir, a un mínimo de 7% en forma sostenida.

El gran desafío es poner en marcha un gran proceso de concertación con el sector productivo y de apoyo a sus esfuerzos para sacarlo adelante.
Como paso inicial, el 8 de agosto del 2018 debe convocarse el primer ‘Crecer’ (Consejo para la recuperación empresarial y el crecimiento económico rápido). Su objetivo será acordar los sectores y productos en los cuales se pueda ser verdaderamente competitivos, y que gocen de mercados en Colombia y el exterior. A renglón seguido, deben precisarse los compromisos recíprocos que asumen los privados y el Gobierno.

Con posterioridad, en forma inmediata, hay que poner en marcha los ‘Crecer de seguimiento’ para avanzar, muy detalladamente, no solo en el análisis del cumplimiento de esos compromisos, sino en los ajustes necesarios.

Este esfuerzo requiere una condición inamovible. Se trata del liderazgo presidencial, porque es una apuesta dirigida a que la economía crezca rápido, gracias a un sector productivo que tenga apoyo real y las seguridades indispensables.

La responsabilidad de liderar este proceso no puede estar sino en cabeza del jefe del Estado, habida cuenta de que, además de lo ya señalado, se requiere una “diplomacia para el crecimiento”.

Búsqueda personalizada