Queiroz se estrenó con victoria

Por Redaccion el Vie, 22/03/2019 - 8:23am
Edicion
412

La Selección Colombia arrancó con victoria la era de Carlos Queiroz como DT. El equipo colombiano ganó 1-0 a Japón en el estadio internacional de Yokohama. Falcao García anotó su tanto número 33 con el equipo nacional. El próximo martes Colombia enfrentará a Corea, en Seúl, a las 6 de la mañana (hora colombiana).

No fue una victoria contundente ni espectacular. Fue más bien un triunfo luchado, porque Colombia no mostró su mejor versión, sobre todo en el primer tiempo, que lo sufrió mucho, porque cometió muchos errores.

Se encontró con un rival exigente, veloz y punzante, como se esperaba. Japón desnudó falencias defensivas en Colombia, la principal, la grieta en la zona de marca, donde los volantes Barrios y Lerma no se acoplaron. Por allí los japoneses entraron a placer. Y ni hablar por los costados, donde Palacios y Machado perdieron los duelos, se vieron superados, no tuvieron respaldo. Japón atacó con centros al área, llenos de veneno, y con remates de media distancia, porque nadie marcaba, nadie quitaba la pelota, nadie estorbaba.

En ese primer tiempo, Colombia jugó con las manos amarradas. Contenido, sin tener claridad de a que intensidad jugar, pecó, quiso correr como Japón, y como no entregaba bien, regaló la pelota. Apenas creó una buena oportunidad, una combinación entre James, Muriel y Villa, y este último tiró la pelota al travesaño. Esto fue cuando el partido recién comenzaba, como para anticipar una gran faena, pero no. 

Colombia anhelaba el descanso, lo necesitaba. Pero si alguien esperaba revolcón en la alineación, pues no hubo tal. Queiroz mantuvo su idea, no hizo cambios de nombres, pero si de ideas, de actitud, de disposición. Colombia tuvo otra cara, mucho mejor. Controló, jugó al ritmo que sabe y que necesitaba, aseguró la pelota, que era lo principal. Así fue tejiendo. 

Fue cuando entró Duván Zapata, y el potente atacante se instaló en el área, y allí gestó la jugada del penalti. Un remate y un codazo en el área. Hizo su tarea. El encargado de cobrar fue Falcao, quien había luchado mucho y no había tenido fortuna. Esta vez remató con la serenidad de los goleadores, trote, pausa y disparó a media altura, a un ángulo, y el arquero casi detiene la pelota, la tocó, pero fue adentro, 1-0.  Era el minuto 18 del segundo tiempo. De paso, el gol número de 33 del 'Tigre' con la Selección.

Colombia se montó en el partido. Pudo ampliar. Se vio compacto, más sólido. Y como ya ganaba, tuvo un respiro. Entonces sí, Queiroz pudo mover sus fichas, le dio ingreso a  Luis Díaz, quien estrelló un remate en el travesaño, a Mateus Uribe, y a Alfredo Morelos, como para ver otras opciones.  

Eso sí, Japón no se entregó, y hasta el final del partido estuvo cerca del empate. Camilo Vargas fue uno de los hombres claves de Colombia, porque siempre respondió, como un remate  a minuto 81 que terminó en el horizontal. 

Al final del partido, Colombia logró la victoria, luchada pero victoria. Queiroz da su primer paso y sacó sus primeras conclusiones. 

Búsqueda personalizada

aerdhbadf