Una vía vehicular y no una avenida, sin andenes

Por Carlos Botero el Sáb, 19/08/2017 - 8:50am
Edición
330

Arq. Carlos E Botero R

Se avizora la repetición de la historia reciente de la avenida Cañasgordas al sur de Cali.

resulta insuficiente ante la creciente demanda que el desborde residencial hacia el occidente de Jamundí provoca.

La escueta información en los medios locales sobre su próxima ampliación en el tramo comprendido entre el río Pance y la glorieta de Alfaguara en Jamundí, deja clara y evidente la idea que tienen en mente sus promotores, los gobiernos departamental del Valle del Cauca y municipal de Cali: se trata de ampliar una parte de la avenida que hoy es una calzada sencilla usada como doble vía y  que resulta insuficiente ante la creciente demanda que el desborde residencial hacia el occidente de Jamundí provoca.

trhtjyt

Tal parece que a nadie le cabe la menor duda sobre la pertinencia de esta obra de la misma manera que se ignoran los antecedentes del actual tramo entre Ciudad Jardín (quebrada Gualí) y río Pance (Centro Recreacional Comfandi). Han pasado veinte años y la avenida sigue incompleta, sin terminar, y todos los usuarios la aceptan tal cual.

En un estudio adelantado por su propia iniciativa, el ingeniero Luis Borrero Quijano usando datos del Municipio de Cali referidos a la ejecución del proyecto, estableció que del recaudo total de las contribuciones por valorización que aportaron los propietarios de los predios afectados , se dejaron de invertir alrededor de cuatro mil quinientos millones de pesos. Lo que es obvio, y seguramente la legislación vigente lo permite, esos fondos no aplicados en la avenida sirvieron para “fondear” otras obras civiles que por esos días estaban pendientes por terminar, en particular la avenida Circunvalar en su tramo entre el Acueducto de San Antonio, su empalme con la calle 1 hasta la carrera 70 en la Comuna 18. La historia de su continuación hasta al menos la carrera 94 en Meléndez, sigue embolatada como tantas de las llamadas Megaobras de la administración Ospina tal y como ha sido tantas veces denunciado en CaliEscribe.

hoñhoñ

¿Qué hizo falta en la ampliación realizada a mediados de la década de los 90 a la incipiente Avenida Cañasgordas? Nada más ni nada menos que los andenes para seres humanos que en su condición de peatones cumplen a los trancazos recorridos mortales para llegar a universidades, colegios, comercios, instituciones de diferente índole, centros recreacionales y conjuntos residenciales. Ni qué decir de la ciclo ruta que hoy en día es virtual y solo existe porque esos héroes de la cotidianidad llamados ciclistas se aventuran a recorrerla por deporte (pueden contarse grupos de hasta doscientos en especial las tardes noches de martes y jueves y las mañanas de sábados, domingos y feriados) o por necesidad (obreros de la construcción, jardineros, trabajadores de muchos oficios y estudiantes).

ghtnmjm

La EMRU tiene en sus archivos un proyecto completo para completar lo inacabado elaborado por un equipo multidisciplinario a través de la Fundación Universidad del Valle que se entregó

ytjeuu

Eso fue lo que se dejó de construir en Cali y por eso la Cañasgordas es solamente una vía vehicular y no una avenida. Hoy sin embargo se habla de continuación hasta Jamundí pero ni siquiera se menciona completar lo existente para tener una verdadera avenida digna, decente, acogedora, segura, atractiva y tentadora, al menos en su recorrido urbano. La EMRU tiene en sus archivos un proyecto completo para completar lo inacabado elaborado por un equipo multidisciplinario a través de la Fundación Universidad del Valle que se entregó y ni siquiera se discutió públicamente. Este tema continua en la próxima semana.

Nota de la Redacción

Ver: Cali, debe declarar su parte como de utilidad pública

http://caliescribe.com/es/12082017-1951/cali-ciudad-y-ciudadanos/12559-cali-ciudad-y-ciudadanos/avenida-canasgordas-completa

Búsqueda personalizada

aerdhbadf