Urbanización…urbanizar San Fernando (1927)

Por Carlos Botero el Sáb, 19/05/2018 - 11:02pm
Edición
369
Sección

perfil_bt

Por Carlos Enrique  Botero Restrepo

Arquitecto Universidad del Valle; Master en Arquitectura y Diseño Urbano, Washington University in St: Louis.

Profesor Maestro Universitario, Universidad del Valle. Ex Director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad del Valle (de2012 a 2015) y Director del CITCE (Centro de investigaciones Territorio Construcción Espacio) de 2006 a 2010.


un problema de cultura urbana y eso se expresa hoy en el tema de la Urbanidad.

El término empezó a generalizarse después de que Ildefonso Cerdá presentara ante el mundo  -que por entonces seguía siendo Europa- en 1867 su “Teoría General de la Urbanización y aplicación de sus Principios y doctrinas a la reforma y ensanche de Barcelona”. Todavía hacia 1910 se reclamaba en Francia la autoría de la pretendida ciencia del urbanismo (Bardet: el Urbanismo, Eudeba 1964). Estos casos ilustran la difícil ruta que aún hoy sigue su ejercicio. Es por supuesto un problema de cultura urbana y eso se expresa hoy en el tema de la Urbanidad.

FVADSVAF
Estos casos ilustran la difícil ruta que aún hoy sigue su ejercicio

Es muy frecuente hoy oír a expertos de diferentes disciplinas reclamando ante el Estado central los problemas de convivencia social generados por los comportamientos (malos) de  los jóvenes en cualquier escenario público. Refieren por lo general, como causa del problema,  la eliminación del pensum escolar de materias como Urbanidad y Cívica. Y aquí aparece Carreño, como se le denominaba al libro de este autor venezolano que fue obligatorio hasta principios de los años de 1960. La Urbanidad de Carreño. Sí y no. La cartilla de Carreño se blandía en la escuela por maestros que la sostenían en alto la mano izquierda (si el maestro era diestro) y en la derecha un palo para castigar a quien no recitaba de memoria los códigos propuestos. Es decir, la Urbanidad se enseñaba bajo el principio aquel que proclamaba que “la letra con sangre entra”. Desaparecida la cartilla se aliviaba en algo la carga de sangre y dolor que luego quedaba concentrada en la matemática y la geografía.

El problema fue en realidad que a Carreño no lo sustituyó nadie ni nada

El problema fue en realidad que a Carreño no lo sustituyó nadie ni nada. Se suponía que el muchacho aprendería los principios del buen comportamiento –llamada la buena educación- en el seno del hogar que, por mandato constitucional, debería ser católico. Pero era muy difícil, en particular porque muchas familias estaban aún ligadas a un pasado rural, provenientes de un medio donde no había muchas oportunidades para educarse y por lo tanto se dependía de las costumbres familiares mal que bien trasmitidas alrededor de la mesa del comedor. Y eso suponiendo que el comer era un ritual familiar ligado a la cotidianidad, cosa que en la práctica se fue desvaneciendo con el paso de los años. Por lo demás en el campo hay poca socialización que en la urbe es condición sine qua non. Tampoco nadie proveniente de cualquier parte recibe un curso para usar correctamente la ciudad que va a estrenar, así ésta misma adolezca de falta de condiciones dignas.

que falta de cultura urbana, o como la llamó el alcalde Mockus en su momento, cultura ciudadana

ADGAFDGSD
nos quedó el problema que no es otra cosa que falta de cultura urbana

Y nos quedó el problema que no es otra cosa que falta de cultura urbana, o como la llamó el alcalde Mockus en su momento, cultura ciudadana. Todo esto, además, se mide en el espacio público incluyendo el espacio físico, mensurable, material (calle, plaza, edificio de acceso público), y el espacio de lo público, aquella esfera que nos pone a prueba a todos, uno frente al otro, para ser capaces de disfrutar sus calidades respetando el derecho que tienen los demás sobre el mismo espacio.

Aquí aparece la figura del espacio público educador que exige de los gobiernos locales emprender campañas permanentes y acompañamientos a los ciudadanos en la calle. Pero por supuesto es muy difícil si de ello encargan a quien no tiene la mínima formación (educación) para hacerlo. Que Carreño disfrute de su eterno reposo a cambio de que la ciudad se encargue de civilizar a sus propios habitantes en el mismo escenario colectivo de la calle, la plaza, el bus.

el vocablo urbanización en 1927 cuando el Concejo Municipal inició el debate alrededor de la propuesta de “urbanizar” en el ejido Isabel Pérez lo que hoy conocemos como San Fernando

En Cali se usó por primera vez el vocablo urbanización en 1927 cuando el Concejo Municipal inició el debate alrededor de la propuesta de “urbanizar” en el ejido Isabel Pérez lo que hoy conocemos como San Fernando.

Búsqueda personalizada