El combate contra la corrupción

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 18/08/2018 - 2:35pm
Edicion
382

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

J.J. Ruseau afirmaba que el hombre nacía bueno y que la sociedad lo corrompía. Sin embargo la corrupción no es algo connatural a los hombres sino un fenómeno social que surge determinado en general por las condiciones y circunstancias en que viven los seres humanos acrecentándose en las épocas de crisis por las que atraviesa la sociedad en su conjunto.

AFDAFDBFD
Igualmente sucede con la actividad periodística que se ha convertido en un gran monopolio económico y político

Lo más probable es que allí donde el dinero es considerado como un valor esencial, fructifique con mayor fuerza la corrupción en medio de la compra y venta de la propia vida, honra y bienes de las personas.

Así mismo la corrupción hunde sus raíces en la práctica individualizada, egoísta y mezquina de ponerle precio a la conciencia de los ciudadanos como si se tratara de una simple mercancía a quienes es más fácil sobornar que tratar de persuadirlos para obtener alguna contraprestación.

La corrupción es concomitante con los procesos de crisis económica, política, filosófica y moral

La corrupción es concomitante con los procesos de crisis económica, política, filosófica y moral y en aquellas sociedades en donde predomina la explotación económica del trabajo, la discriminación social y de género y la exclusión política de los ciudadanos. Igualmente sucede con la actividad periodística que se ha convertido en un gran monopolio económico y político que utiliza los medios y las redes de comunicación para desinformar a la opinión y tergiversar la verdad sobre ciertos hechos que afectan los intereses de la comunidad.

La corrupción cobra una especial significación en épocas pre-electorales en que tiene lugar la compra y venta de votos, la información y la propaganda política en favor de una determinada campaña o candidato. La posibilidad de erradicarla o de “reducirla a su mínima expresión” tal como lo propuso el expresidente Turbay Ayala en su tiempo, es sin duda alguna una utopía en las condiciones de nuestra sociedad capitalista, en tanto que la lucha contra ésta no puede limitarse a la simple denuncia ni a la imposición de sanciones a los corruptos ni a la aplicación de meros procedimientos, lo que hace que se caiga en el fetichismo jurídico o en el populismo punitivo que en nada contribuyen a la erradicación de las verdaderas causas de la corrupción, tal como ha sucedido en el inmediato pasado y que hoy se repite con los proyectos de Reformas constitucional y legal presentados por el gobierno del presidente Duque al Congreso de la República.

DSVdsASC
se podrían advertir de manera oportuna la existencia de actos de corrupción que no se investigan o no generan ningún resultado plausible

El control político e institucional existentes no son suficientes para atacar la corrupción, al tiempo que los ciudadanos no tienen la oportunidad de ejercer un control directo de los asuntos de la sociedad y del Estado a través de las instancias respectivas, de los medios de información y de formación de la opinión pública (prensa, radio, televisión, etc.), ya que tradicionalmente son utilizados por ciertos gobernantes, dirigentes políticos y gremiales con fines contrarios al ejercicio de la moralidad pública y en defensa de sus intereses económicos, políticos y sociales, ligados subrepticiamente con prácticas corruptas y deshonestas.

la lucha contra la corrupción constituye un imperativo categórico que no se debe aplazar en el tiempo ni en el espacio

Siendo la corrupción un flagelo que permea y descompone todos los ámbitos del sistema social y estatal, la participación de los ciudadanos en la lucha contra la corrupción constituye un imperativo categórico que no se debe aplazar en el tiempo ni en el espacio, en tanto que la mejor forma de combatirlo es con el control directo individual y social que ejercen los ciudadanos, con el cual se podrían advertir de manera oportuna la existencia de actos de corrupción que no se investigan o no generan ningún resultado plausible en contra de los corruptos, que casi siempre están ligados con la contratación oficial de grandes obras de infraestructura, la ejecución de recursos públicos a través de las denominadas alianzas público privadas y de la apropiación de los recursos del Estado en cuestiones tan sensibles como la salud, la educación, la alimentación escolar, etc.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada