PIMU ¿Movilidad posible?

Por Carlos Enrique… el Sáb, 18/03/2017 - 5:30pm
Edicion
308

*Carlos E Botero

En el presente mes se tiene a disposición de la ciudadanía la documentación básica para el diagnóstico inicial y posterior formulación del Plan Integral de Movilidad Urbana –PIMU- presentado por la Alcaldía Municipal. Hace parte del proceso de socialización y participación ciudadana que debe retroalimentar el trabajo de quienes establezcan los contenidos y los programas que busquen implementar lo que el Plan definitivo defina.

Visto desde cualquier perspectiva técnica del urbanismo, el proceso es crucial y puede terminar en un verdadero y sostenible Plan (PIMU)  o en un fracaso total y una nueva frustración para el desarrollo urbano de Cali. Nadie puede dudar de la necesidad de definir un PIMU en sus verdaderos alcances para enfrentar el problema de la movilidad en Cali que ha llegado a un estado de crisis incomparable dentro de la historia de la transformación urbana de la ciudad.

El proceso es crucial y puede terminar en un verdadero y sostenible Plan (PIMU)  o en un fracaso total y una nueva frustración para el desarrollo urbano de Cali.

Sin entrar a considerar en este escrito en detalle los términos del borrador presentado ni discutir sus contenidos, es necesario recordar que esta convocatoria obliga a los ciudadanos interesados, organizados o como simples ciudadanos, a manifestarse sobre lo que puedan considerar inconveniente o incompleto, innecesario o exótico. Es la oportunidad de pasar de la simple queja u opinión individual, basada en la experiencia personal, a identificar problemas y cuantificar sus elementos particulares, para participar en la formulación de un Plan incluyente que se dirija a establecer unos términos sostenibles de desarrollo urbano a partir de la posibilidad de movilizarse de manera segura, agradable y fácil.

A la ciudadanía se le presenta hoy la posibilidad de trascender el rol de quejoso que el autor de estas notas parece haberse reservado sin merecerlo, expresando de manera oportuna las medidas y correctivos que se han de aplicar para establecer un nivel de vida básico. Es posible lograr que una comunidad de cualquier tamaño se reconozca como tal a partir de identificar específicamente sus problemas y enmarcar las soluciones dentro de un marco general que incluya a todos los habitantes de la ciudad. Ahí radica la importancia que tiene la convocatoria a participar en la formulación del PIMU siempre y cuando se reconozcan los alcances de lo que ahí se defina.

Se ha llegado la hora de reconocer que los esfuerzos de la comunidad en establecer de manera firme unas directrices para una movilidad sostenible

La participación real y efectiva de la ciudadanía en la estructuración del PIMU permitirá además, superar el fantasma del paradigma que ha signado hasta ahora a cualquier intento de planificar y controlar la movilidad en la ciudad. Se superará la imagen perversa y dañina que se remitía a los llamados Planes Viales como supuesta solución de los problemas compartidos con la mayoría de la población. Se ha llegado la hora de reconocer que los esfuerzos de la comunidad en establecer de manera firme unas directrices para una movilidad sostenible se verán premiados en el momento en que la ciudad permita y estimule el paso feliz y seguro del peatón a partir del cual se estructure todo el conjunto de razones que permitan mostrar los alcances finales del Programa.

A leer y analizar la propuesta y prepararse para participar  ahora o callar para el resto del tiempo.

Búsqueda personalizada