Impunidad e inmunidad atentan contra la paz

Por Mario Germán F… el Sáb, 17/06/2017 - 2:40pm
Edicion
321

Mario Germán Fernández de Soto

En cambio lo que sí tengo, en el 2017, es una gran preocupación por la forma improvisada como se está manejando el tema de la paz, hecho que podría agravar el nivel de confianza inversionista que se habíamos ganado y que, como lo dice el EX Presidente  Uribe, el año pasado, por primera vez, sufrió un declive en la formación bruta de capital.

Ejemplo de mala planificación de la implementación de los Acuerdos de Paz, fue -como lo dice Martha Lucía Ramírez- la expedición a la carrera de más de 20 decretos, con errores que ahora son Leyes de la República, en áreas como desarrollo rural, planes nacionales de electrificación o programas de desarrollo con enfoque territorial, solo por el prurito de cumplirles a los de las Farc las obligaciones adquiridas con ese grupo en el Acuerdo de La Habana y por cuenta del cual hoy vemos cómo el país está empeñado y… ¡despeñada la credibilidad institucional! Ya por lo menos se comprometieron en aclarar “ la chambonada”, de dejarle a los mismos el manejo de los bienes incautados

 La clara improvisación se observó y el gobierno aceptó, que en las Zonas Veredales y Puntos Transitorios de Normalización, el suministro de alimentos no incluía las labores agrícolas de los reinsertados, sino que las provisiones eran compradas en los Almacenes Carulla de todo el país. ¡La oportunidad perdida para dar enseñando a pescar y no solo proveyendo el pescado!

 Lo anterior, sin lugar a dudas, reafirma la ambigüedad con la cual se ha manejado, durante seis años, el Proceso de Paz en diferentes coyunturas, ambigüedad que -incluso- se refleja en las inequidades de la Jurisdicción Especial de Paz, JEP, con guerrilleros inmunes a la justicia y procesos impunes frente al clamor de las víctimas.

Impunidad e inmunidad atentan contra la paz y la dignidad. Y se ratifica con un hecho inusual ante la opinión pública, cuando el mismo día en que las Farc dicen entregar el 60% de las armas, ese mismo día, el Presidente de EEUU., Donald Trump, exige nuevas fumigaciones para erradicar 180 mil hectáreas de coca que, de acuerdo con lo que el mismo gobierno norteamericano denunció  hay sembradas en el Colombia, buscando, precisamente, que las Farc no retomen ese mecanismo de financiación.

Se necesita un gobierno serio que le devuelva la autoridad a la Nación. No podemos seguir ofreciendo prebendas a un grupo que se ufana de aportar a la paz, mientras el país se debate en una crisis institucional y fiscal. La paz, como lo asegura el senador Iván Duque Márquez, debe edificarse sobre bases sólidas construyendo un nuevo tejido social, sin que ello represente dar elegibilidad política a quienes tanto daño le han hecho al país.

 Es urgente redireccionar este proceso, estableciendo una autoridad que garantice a los colombianos y a nuestra región una seguridad institucional y jurídica. Invito a los vallecaucanos a repensar un nuevo país,  que tenga autoridad con justicia social, que recupere el ordenamiento jurídico para que rijan las leyes, que recupere el tiempo perdido. Sugiero que alrededor de las ideas de Martha Lucía Ramírez ,David Barguil, ,Alejandro Ordóñez, Iván Duque, Rafael Nieto Loaiza, y Ubeimar Delgado, construyamos consensos para que –Colombia  abra los ojos

twitter, instagram y Facebook: @fernandezDsoto

Búsqueda personalizada