¿Otra burrada?

Por Benjamin Barne… el Sáb, 17/03/2018 - 11:12pm
Edicion
360

 


Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle. Ha sido docente en Univalle y la San Buenaventura y la Javeriana de Cali, y continua siéndolo en el Taller Internacional de Cartagena, de los Andes, y en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en Caliescribe.com desde 2011.


ahora quieren acabar con el Zanjón del Burro, cuando la única salida que tiene Cali para mejorar la movilidad es utilizar el amplio corredor que conforma el par vial de las calles 25 y 26

ADVFRE
La primera fue pasar la Universidad del Valle a Meléndez

La primera fue pasar la Universidad del Valle a Meléndez, para los VI Juegos Panamericanos, con el gancho de la donación del lote pero el negocio de urbanizar cañales. La segunda fue permitir que las otras universidades y la mayoría de los colegios se pasaran al sur de la ciudad. La siguiente fue cambiar las normas para que las “constructoras destructoras”, como las llaman, pudieran hacer edificios altos. La cuarta fue dejar que Cali se acercara a Jamundí y, como si hay quinto malo, ahora quieren acabar con el Zanjón del Burro, cuando la única salida que tiene Cali para mejorar la movilidad es utilizar el amplio corredor que conforma el par vial de las calles 25 y 26, con el tren de cercanías al medio.

El problemas es que muchos caleños no quieren bajarse de sus carros para subirse al tren, y que sólo usan sus bicicletas para hacer que hacen deporte. Pero además muchos más en Cali aún no se dan cuenta de que estamos contaminando y destruyendo el medio ambiente de la ciudad y el de sus alrededores, y que por tanto lo del corredor ecológico del Zanjón del Burro no es un capricho de los de la Comuna 22. Ni se dan cuenta de que mucho de lo que pasa allí, como en las demás comunas, afecta a la ciudad y su área metropolitana, principiando por que esta aún no es oficial.

ADGNR
Allí se encuentra una gran cantidad de árboles y plantas propias de la región y es un corredor ambiental

Pero además el estudio de la Universidad del Valle al respecto deja en claro que la burrada de prolongar la Calle 13 no soluciona nada, como cualquiera lo puede comprobar en Google Earth. Sería una burrada de coches (una cantidad grande de carros como dice el DEL), penetrando a Ciudad Jardín para beneficio de unos pocos, y una barbaridad pues dejaría de ser jardín pero no se convertiría en ciudad. La biodiversidad que existe en el Zanjón del Burro y el Lago de la Babilla, tanto vegetal como animal, y la belleza de este humedal, es algo que todos los caleños tenemos que proteger, además de que de paso nos hace más ciudadanos y menos idiotas que dejan que otros decidan.

Allí se encuentra una gran cantidad de árboles y plantas propias de la región y es un corredor ambiental en el que conviven especies silvestres como zorros, aguiluchos, gallinetas e incluso algunos chigüiros. Además de las muy mentadas babillas, también llamadas caimanes de anteojos, y por algo se han hecho notar, asustando ignorantes, al ver la burrada que les quieren construir, pues ya los conocedores del tema han dejado en claro que no representan mayor riesgo, salvo que los seres humanos actúen con imprudencia e irresponsabilidad y cometan la burrada de tratar de tocarlas. Incluso en Puerto Rico son consideradas mascotas y se encuentran en muchos de sus cuerpos de agua.

La burrada que se pretende en el Zanjón del Burro es similar a la de insistir en poner la terminal del sur del MIO en otro humedal de la ciudad, que habría por lo contrario que recobrar pues ya se lo ha afectado mucho

DSVAD
Burradas todas estas debidas a las diferentes facetas que toma la corrupción en Colombia

La burrada que se pretende en el Zanjón del Burro es similar a la de insistir en poner la terminal del sur del MIO en otro humedal de la ciudad, que habría por lo contrario que recobrar pues ya se lo ha afectado mucho, y ni siquiera estaría en el extremo de la misma.

Burradas todas estas debidas a las diferentes facetas que toma la corrupción en Colombia, en donde la subcultura mafiosa nos acostumbró a que todo se compra, y la diferencia es que se paga de diferentes maneras tratando de que no se note. Igual que bajo la piel de los burros, primos de los adorados caballos, se esconden unos animales extraordinariamente dulces e inteligentes; pero cruzados entre ellos dan mulas que hacen burradas. 

Publicada en el diario EL PAIS de Cali, el jueves 15 de marzo del 2018

Búsqueda personalizada