Renovación o continuidad en el Congreso?

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 17/03/2018 - 3:14pm
Edicion
360

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

El análisis sobre los resultados electorales no puede reducirse a constatar estadísticamente quienes pasaron o no el umbral y si obtuvieron más o menos votos para llegar al Congreso, como tampoco creer que con el acceso de algunas personalidades de la vida política se renovará dicha institución.

seguramente lo hicieron con la convicción de votar por los mejores candidatos

Quienes acudieron a las urnas para elegir a determinados candidatos al Congreso de la República el pasado 11 de marzo, seguramente lo hicieron con la convicción de votar por los mejores candidatos y de esta forma contribuir a consolidar la institucionalidad democrática perdida en medio de la corrupción y del clientelismo que han deteriorado la imagen de dicha corporación legislativa.

Así las cosas y aunque se piensa que por este camino se les devolverá a los ciudadanos la confianza en los dirigentes políticos, lo cierto es que en términos generales se mantiene la abstención, crecen la votación en blanco y los votos no marcados, que conjuntamente con los declarados como nulos sobrepasaron los tres millones de sufragios para el Senado.

Y es aquí tal como lo hemos señalado en otras ocasiones que el Congreso de la República ha perdido peso político en el concierto institucional del país como expresión de la democracia por excelencia, en la medida en que aparece subordinado al poder del ejecutivo y sus integrantes no representan ni defienden los intereses comunes del pueblo colombiano.

La inquietud que surge de esta situación es si con el cuerpo de representantes y senadores que han sido ungidos con el voto de los ciudadanos, es posible recuperar la confianza y la credibilidad en dicha institución, en donde no se debaten los problemas económicos, políticos y sociales de los ciudadanos, agravados por las circunstancias que vive el país y sin que se adviertan soluciones en el corto y mediano plazo, mas allá de la atención de los compromisos de campaña que adquieren los congresistas, particularmente relacionados con la contratación oficial y la satisfacción de determinados intereses de clase, grupo social o personales.

será muy poco lo que los ciudadanos tendrán que esperar de los congresistas elegidos con algunas excepciones

En este sentido será muy poco lo que los ciudadanos tendrán que esperar de los congresistas elegidos con algunas excepciones, ya que de acuerdo con los resultados electorales el nuevo Congreso estará integrado mayoritariamente por las mismas fuerzas políticas del inmediato pasado, matizadas por algunos cambios, que no modificaran sustancialmente su fisonomía ni su contenido esencial, en tanto que las actuaciones legislativas de sus miembros estarán encaminadas a generar algunos cambios para que en general todo siga igual o peor en función de la polarización que se refleja en dicha institución congresional.

Aunque según el adagio popular “la esperanza es lo último que se pierde”, el hecho real es que mientras los ciudadanos se forjan toda clase de ilusiones en medio de la competencia electoral, el derecho a elegir ha dejado de ser en la práctica una expresión de la voluntad soberana del pueblo sustituida por el clientelismo y la politiquería que transforma a los electores en una masa electoral disponible para la reproducción de determinados candidatos.

En esta oportunidad, desde la Veeduría que representamos queremos llamar a los ciudadanos a la reflexión sobre el verdadero sentido que debe tener el ejercicio del derecho a elegir nuestros representantes y gobernantes, a propósito de que para el mes de Mayo se llevará a cabo la elección en primera vuelta del presidente de la República, a la cual concurren varios candidatos pertenecientes a diferentes partidos políticos, a quienes habrá que exigirles se refieran a los problemas que aquejan a los ciudadanos y presenten sus propuestas concretas con el fin de ser debatidas en el seno de las organizaciones y con la participación de los ciudadanos como una forma de garantizar el debate ideológico y político sobre la base del conocimiento y la posibilidad de participar democráticamente en el certamen electoral.

 

 

Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada