San Pascual

Por Benjamin Barne… el Sáb, 16/12/2017 - 10:00pm
Edicion
347

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle. Ha sido docente en Univalle y la San Buenaventura y la Javeriana de Cali, y continua siéndolo en el Taller Internacional de Cartagena, de los Andes, y en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en Caliescribe.com desde 2011.


No existe confianza para con la empresa gestora, EMRU, que la participación es mínima, el trabajo con los líderes de no existe, ni voluntad de negociación

Los habitantes del barrio San Pascual dicen que en el proyecto de renovación urbana no cuenta con programas de información, participación y seguimiento, y alegan que no existen estrategias de socialización, ni acciones formativas e informativas que faciliten la comunicación y concertación permanente con propietarios y comerciantes (Documento de defensa, comunidad de San Pascual, 04/12/2017. No existe confianza para con la empresa gestora, EMRU, que la participación es mínima, el trabajo con los líderes de no existe, ni voluntad de negociación, no hay propuesta habitacional para la población que vive en arriendo, ni estrategia para posicionar los negocios en otro sector de la ciudad.

ewdgfwehtfhrth
la sede de la  Fiscalía, y la estación del MIO en El Calvario anunciados hace años

Se quejan del desconocimiento del marco legal que rige los beneficios y la socialización del proceso, y de la baja participación de la comunidad en su socialización, lo que ha llevado a su desconfianza en el proceso, y su inconformidad por la ausencia de resultados visibles, como la sede de la  Fiscalía, y la estación del MIO en El Calvario anunciados hace años, lo que constituye un hecho negativo no sólo para el barrio sino para la ciudad. Y señalan la fa lta de información objetiva por parte de los medios de comunicación, y la escasa coordinación interinstitucional del municipio. Mientras tanto el resto de los caleños creen equivocadamente que el asunto no es con ellos.

Al parecer la empresa gestora no responde por el derecho a condiciones de vida dignas de los habitantes del barrio, los que consideran que no se les proporciona una remuneración adecuada, ni un plan de gestión social con el fin de llegar a acuerdos bajo los principios de equidad y transparencia, y no brindan oportunidades para obtener otros bienes con características similares a los del barrio, ni la compensación debida los arrendatarios. Y que además olvidando que son familias que por generaciones y con esfuerzo han construido su hogar. Lo que claramente demuestra que no se ha realizado primero que todo un proceso participativo e incluyente para adquirir el suelo antes y no comprometer el proyecto.

asdfasgqerhw24
el plan de renovación urbana del barrio San Pascual puede ser otro fracaso

El hecho es que la Ley demanda la participación democrática y actividades que conformen la acción urbanística, y que las administraciones fomenten la concertación entre los intereses sociales, económicos y urbanísticos, mediante la participación de los pobladores y sus organizaciones. Precepto que se incumple pues solo se ha establecido contacto con la comunidad para imponer metodologías para definir la forma en la cual se retirarán de sus inmuebles, pues de lo contrario se verán inmersos en procesos de expropiación, violando las condiciones dignas de vida ante la zozobra de verse en la incertidumbre del despojo, y sin el dinero para construir un nuevo futuro.

el plan de renovación urbana del barrio San Pascual puede ser otro fracaso, pese a que su comunidad ha querido ser partícipe del proceso y no se ha opuesto al progreso de la ciudad

Como se puede ver, el plan de renovación urbana del barrio San Pascual puede ser otro fracaso, pese a que su comunidad ha querido ser partícipe del proceso y no se ha opuesto al progreso de la ciudad, mas exige respecto por su propiedad, su tejido social y sus familias, pero al parecer la empresa gestora no la escucha. En conclusión, los planes de renovación urbana deben contar con los habitantes del sitio y también sus vecinos, para no terminar en un fracaso. Y menos aún caer además en manos de intereses populistas o electorales como pasó con el Plan de Renovación del Hoyo-Piloto, hace ya muchos años, el que sin duda habría sido muy beneficiosos para el Centro de Cali y la ciudad toda.

 

Búsqueda personalizada