Equivocada interpretación de la arquitectura moderna

Por Benjamin Barne… el Sáb, 16/03/2019 - 11:59pm
Edicion
412

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


ERHFN
relación de casa, jardín y huerta, tradición que llega a la Nueva Granada

Se trata de estimular el instinto de la biofilia (Edward O. Wilson: Los orígenes de la creatividad humana, 2018) y tener al lado de una casa un vergel con variedad de flores, vegetales y árboles frutales, y un estanque, con peces, para su riego; o, en el caso de los apartamentos, disponer de una azotea, terraza o balcón con vegetales y flores, que pueden estar en materas encima o al lado de afuera de las alfajías de las ventanas, solucionando su fertilización, riego y desagüe. Es la comunión de la arquitectura con la naturaleza inmediata, y cómo hacerlo en las viviendas existentes y cómo proyectar las nuevas para que sea fácil, económico y estético lograrlo, lo que se debería enseñar en las universidades.

Lo primero es tener un pensamiento transdiciplinar: arquitectura, paisajismo, botánica y agronomía, una visión amplia y no miope del paisaje urbano y natural, y botar lejos los prejuicios propios y las modas importadas pues ni siquiera sirven de abono. Una posibilidad es ir viendo lo que funciona y descartar lo que no, y la otra, más sensata, es estudiarlo muy bien considerando todo lo ya dicho, y para lo cual se necesita un mínimo asesoramiento profesional. Y, con su ayuda, proceder a escoger los tamaños, follajes y floraciones adecuados, según la asoleación disponible; prever qué materas, riego y desagües serán necesarios y, finalmente, programar el mantenimiento periódico y pertinente requerido.

Desde la antigüedad existe esta relación de casa, jardín y huerta, tradición que llega a la Nueva Granada, llamada "La Mudéjar" por Diego Angulo (Historia del Arte Hispanoamericano, l956) desde los cármenes de Granada, que son una casa quinta con vergel, y otras viviendas similares de Andalucía y Extremadura. Arquitectura que se repitió en el Nuevo Mundo de California a la Patagonia. En ella reinan la luz, la penumbra y las sombras; la blancura, separada de los cielos
lechosos por el ocre de las techumbres; la frescura y el paso del viento; la privacidad, el silencio y el recogimiento, el confort, el placer y la emoción, como aún se puede vivir en no pocas casas de hacienda que quedan.
 

ADRFBA
gran variedad de verdes de la vegetación, de colores de sus flores

Pero en Cali la muchas veces equivocada interpretación de la arquitectura moderna, que cambió las techumbres por cubiertas planas sin uso pero con goteras, conservó apenas el jardín en el que predomina un soso prado plano y de un solo verde, que hay que cortar permanentemente, y para el cual previamente se han eliminando todos los arbustos nativos si los había en el lote. Y lo mismo se cubren con la misma enredadera fachadas enteras; o, lo que ya es el colmo de la estupidez, se utiliza “vegetación” de plástico. O se talan árboles que proporcionarían bienvenidas sombras, o se siembran variedades que no son las adecuadas y que después se caen ocasionando daños o que hay que talar para prevenirlos.

Se trata, entonces, de recuperar el vergel, enriquecido en el trópico por la gran variedad de verdes de la vegetación, de colores de sus flores y de especies vegetales, tanto por razones económicas, ambientales y de salud y placer, como en últimas culturales, lo que es lo más importante. Y de ahí, justamente, que se trate un proyecto que no apenas tiene que ver con arquitectura, paisajismo, botánica y agronomía, sino igualmente con economía, salud y psicología; y que, considerando la amenaza de la sobrepoblación y del cambio climático, sus beneficios inmediatos son muchos y para muchos más, aquí y en otras partes. Y tema de un debate el viernes próximo en la Sociedad de Mejoras Públicas.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf