Tiempo v/s subdesarrollo

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 15/12/2018 - 1:58am
Edicion
399

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


Una de las características de los países desarrollados o con ingresos por habitante de hasta 15 veces el nuestro, es la puntualidad en todos los actos públicos o privados y además la planeación mirando el largo plazo.

rbasedgvwe
Igual ocurre con el transporte, en donde no se valora el tiempo de quienes gastan varias horas del día en interminables trancones

Ello, además de respeto o cortesía con quienes esperan, es eficiencia, pues se valora el tiempo de quienes esperan. Cuánto vale el tiempo de 10, 30, 50 o más personas que esperan para una reunión, o que un funcionario, o del Presidente de la República para abajo se digne aparecer o los invitados que aparecen 2 o 3 horas después de los previsto.

Igual ocurre con el transporte, en donde no se valora el tiempo de quienes gastan varias horas del día en interminables trancones. Desde Londres en 1856, cuando inauguraron el primer sistema de trenes subterráneos, le siguieron todas las ciudades de Europa y algunas de América con el uso del tren para valorar el tiempo de quienes viajan. Aquí ya nos ganó de mano Medellín y nosotros, cuando los trancones viales crecen día a día, seguimos despreciando, por facilismo o mediatismo, el tren, que como buenos pobres subdesarrollados dejamos acabar por creer que el automóvil es progreso, cuando los ricos andan en trenes de hasta 300 kmt/hora, y nosotros con velocidades de 20/30 kmts/hora, que es la velocidad de desplazamiento en la ciudad.

¿Cuánto cuesta en tiempo, en contaminación por gasolina y en desgaste vehicular, permanecer horas en una vía para recorrer 20/50 kilómetros? Eso en la lengua de don Miguel de Cervantes Saavedra, es subdesarrollo o mejor dicho ineficiencia.

Gracias también al mediatismo de nuestros gobiernos que sin planeación piensan que en 4 años se pueden realizar las grandes obras que cambian la calidad de vida.

Que las obras son difíciles es un pobre argumento para no acometer lo que será fundamental en el futuro. Por ello, es más fácil bombear agua, para supuestamente mostrar obras de gobiernos de corto plazo, que acometer las obras que serán siempre económicas y rentables en el largo plazo.

Pensando así seguiremos hasta el infinito en la pobreza o el subdesarrollo.     

Búsqueda personalizada

aerdhbadf