Leer para ver

Por Benjamin Barne… el Sáb, 14/01/2017 - 6:03pm
Edicion
299

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle. Ha sido docente en Univalle y la San Buenaventura y la Javeriana de Cali, y continua siéndolo en el Taller Internacional de Cartagena, de los Andes, y en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en Caliescribe.com desde 2011.


Según la psicóloga Nicole K. Speer, al leer se recrea lo imaginado de tal forma que se activan las mismas zonas cerebrales que cuando se observa algo que realmente está sucediendo (Yaiza Saiz, Los beneficios de la lectura, La Vanguardia 13/06/2012). Y, como dice Jotamario Arbeláez, “hay libros para todo, para todos y para todo momento” (El País 06/09/2016). Así, leer una novela es como estar viviéndola, y se puede “vivir” la relación de vida, arquitectura y ciudad. Entonces por qué no escribir sobre Cali para que los que lean puedan ver mas y mejor lo que es de verdad bello aquí aparte de las caleñas que todos vemos.

Como las garotas de Ipanema, esas “coisas mais lindas, mais cheias de graça”, las caleñas ondulan al caminar como las habaneras, y sin duda son las mujeres que mas bellamente se mueven en la Tierra. Todo un “reclamo” básico pero civilizado, y pueden ser de cualquier parte pero es en Cali en donde han aprendido a sortear en la mera calle buses, carros, motos, bicicletas y otros peatones, iniciándose en su caminar bailado, que de lejos las distingue aunque ya estén caminando por los amplios andenes de otras ciudades mas bellas, es cierto, pero sin ellas.

Leer sobre el blanco conjunto de La Merced con sus ocres techos, el rojo oscuro de la Torre Mudéjar y san Francisco, hoy la Anunciación, que fue blanca, y san Francisco nuevo que se quedo sin revoque dejando a la vista su rojo ladrillo, o la roja FES hoy Centro Cultural de Cali, que habría que pintar de blanco, o el verde de cualquier calle que conserve sus árboles, y no son pocas, y el cristalino río Cali arriba, o los dos cerros que podrían ser muy verdes, la cordillera atrás que aun lo es, la ancha planicie del valle cuyo verde se degrada a la distancia, y los azules, altos y escarpados Farallones sin nubes que los cubran.

La Torre de Cali sin duda emociona, parte fundamental de la belleza, cuando repentinamente aparece hacia el cielo azul al salir del negro y “túnel” de la Avenida Colombia, o como en el azaroso cruce en carro o caminando por Siete Esquinas, en el que los taxis amarillos que paran allí en cualquier parte anulan lo gris de las construcciones de ese extraño espacio urbano que corona en lo alto el contundente y bello relieve de Miraflores, cuyo bello nombre ya conduce a la extraña belleza de esas siete esquinas tan carentes de ella, pues aquí lo que no las deja ver no son las caleñas sino el tránsito caleño.

Y cómo emociona el bello recuerdo de la larga alameda de grandes y verdes samanes de la calle quinta, desde el Parque de los estudiantes hasta el Ingenio Meléndez, y la de la Carrera Primera en la salida a Palmira, que se rememoran viendo lo que queda de la de la salida a Yumbo y que pueden ver los que no conocieron las otras siete que embellecían la ciudad, o  mirado la que hay saliendo de Palmira hacia Buga. Y por supuesto son muy bellas las grandes ceibas que custodian al Libertador en el Paseo Bolívar

En fin, los diversos zaguanes, recintos abiertos como cerrados, largos corredores, varios patios y solar, pues siempre es uno solo, que se recorren por circulaciones acodadas y de cambiante altura con altos clerestorios en una repetida belleza, al lento paso del día y mucho mas con la Luna llena, en cierta casa de cierto barrio de esta ciudad, una de cuyas esquinas, de muy austeras casas blancas de ocres techumbres, es de las mas bellas que si hay en Cali pero que al parecer nadie mira por andar viendo el bello caminado de las caleñas.

Galeria
Búsqueda personalizada