El desorden urbano

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 13/01/2018 - 11:02am
Edicion
351

Nicolás Ramos Gómez

Pese a los esfuerzos de los alcaldes por acertar, sin la orientación de una verdadera oficina de planeación que haya estudiado y planeado la ciudad a 20/40 años para dimensionar sus necesidades y proyectar las soluciones cuando ella crece exponencialmente, ese crecimiento continuará siendo cada día más caótico. Los programas y desarrollos puntuales de urbanización y construcción, que buscan el máximo provecho económico vienen ocasionando el desorden en lo vial, en los servicios y en lo ambiental. Esa falta de planeación y del ejercicio de la autoridad ha hecho que en donde está prohibido construir como los cerros, las cuencas de los ríos y zonas de reserva forestal (Los Farallones) es donde mayor crece el desorden y aumenta la problemática de los servicios.

Cuando se mira la ciudad en su conjunto, es cuando se aprecia cómo se hincha en desorden. Planes y proyectos parciales, sin tener en cuenta el conjunto, es algo parecido al plan de movilidad que no contempla ni las vías de entrada, ni las de  salida de la ciudad o se proyectan ampliaciones parciales de vías que solo sirven para llegar más pronto a los puntos de conflicto donde confluyen varías vías; es decir, se mejora el infarto.

Reiteramos, que sin una planeación integral y pensada a 20/40 años, no solo de la planta física, de todos los servicios que una ciudad requiere, ella y sus ciudades vecinas, continuarán hinchándose por los cuatro costados y creciendo la congestión vial.

En todas las grandes y medianas ciudades del mundo el tren aéreo, de superficie o subterráneo, es el único medio eficiente para mover fácilmente multitudes y aquí, pese a existir la vía férrea desde 1915, lo seguimos ignorando.

Es necesario que recordemos el pensamiento del gran líder Nelson Mandela: “Siempre parece imposible hasta que se hace”, quien después de 28 en prisión por predicar sus ideales de abolir la segregación, logró el éxito. Hoy Suráfrica es ejemplo de desarrollo ordenado y de paz social.

Búsqueda personalizada