El Gobierno entendió, la tierra está amenazada

Por Redaccion el Sáb, 13/01/2018 - 1:33am
Edicion
351

Redacción

Los últimos enfrentamientos  entre los indígenas y el ejército en el Norte del Departamento del Cauca y especialmente en Corinto, logro movilizar al Ministerio de Defensa, quien le tocó modificar la política de orden público.  Empezó nuevamente a impulsar la red de cooperantes y a estructurar más unidades de inteligencia y a reforzar el comando conjunto del occidente.

Estos eran los lineamientos de la seguridad democrática del Gobierno Álvaro Uribe y para finalizar el Gobierno del Presidente Santos se está impulsando la red de aliados que en este momento es de 500 personas y que al 30 de Junio proyectan tener 1.500 cooperantes, para que la zona rurales del sur del Valle y el norte del Cauca puedan prevenir oportunamente situaciones.

Adicionalmente se anunció el trabajo permanente con la Fiscalía General de la Nación, de tal manera que con todos los organismos de seguridad del Estado, la Sigin de la Policía y los equipos técnicos de  inteligencia de la Fiscalía General de la Nación, pueda controlarse está situación. De esa manera se dio captura a los dos indígenas que atacaron a militares en un Ingenio azucarero en el norte del Cauca.

Igualmente se destacó la colaboración de los gobernadores del Valle, Dilian Francisca Toro y del Cauca, Oscar Rodrigo Campo.

El pie de fuerza de Policía y ejército para la zona, fue ratificado en 1300 efectivos Policía y ejército a disposición para los eventos que se pueda presentar.

El equipo de inteligencia fue estructurado también con la fuerza aérea, de tal manera que todas las expresiones de crimen organizado y narcotráfico puedan ser detectados a tiempo. 

El Gobierno Nacional de esta manera asume con un modelo de respuesta mucho más efectivo, el control de orden público, para que no se afecte la titularidad, la posición de la tierra donde infiltrados e indígenas buscan atentar contra la propiedad privada.

Búsqueda personalizada