Entre la ciencia ficción y la utopía, todos ganan y el territorio se desarrolla

Por Carlos Botero el Sáb, 11/11/2017 - 10:41pm
Edición
342
Sección

perfil_bt

Por Carlos Enrique  Botero Restrepo

Arquitecto Universidad del Valle; Master en Arquitectura y Diseño Urbano, Washington University in St: Louis.

Profesor Maestro Universitario, Universidad del Valle. Ex Director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad del Valle (de2012 a 2015) y Director del CITCE (Centro de investigaciones Territorio Construcción Espacio) de 2006 a 2010.


Este es un ejercicio libre que se mueve entre la ciencia ficción y la utopía, donde todos ganan y el territorio se desarrolla.

el Valle del Cauca entra en un proceso de reestructuración territorial que reconoce las particularidades geográficas de cada una de sus regiones

Con los instrumentos jurídicos disponibles hacia la segunda década del siglo XXI (leyes y decretos) y consolidados los acuerdos de paz, el Valle del Cauca entra en un proceso de reestructuración territorial que reconoce las particularidades geográficas de cada una de sus regiones:  i) el Litoral Pacífico, incluyendo la mayor parte de la vertiente occidental de la Cordillera Occidental, ii) el valle geográfico del río Cauca con el piedemonte occidental de la Cordillera Central y el oriental de la Cordillera Occidental y iii) las zonas altas y de páramo de ambas cordilleras.

dsvfadgfdb
todos ganan y el territorio se desarrolla

Una condición histórica de gran importancia en el presente es la marcada distribución equilibrada de la población a partir del sistema de ciudades y sus núcleos urbanos menores, las cabeceras de corregimiento y algunos centros poblados.

Las  actividades productivas básicas decantan aquello que proviniendo de usos tradicionales  caracterizan el contraste y complementariedad cultural e industrial.

El Pacífico refuerza su natural vocación de zona pesquera e integra a la captura y cultivo de muy variadas especies marinas y de río, procesos de transformación que agregan valor a los productos dirigidos hacia el mercado interno y al comercio exterior. También intensifica el cultivo a  escala de especies vegetales como el coco, el chontaduro, el borojó y el palmito, fundamentado en los trabajos de investigación de los centros regionales (universidades, CIAT, Ica, Sena) que desarrollan especies propias de la región, controlando la depredadora aparición de la palma aceitera, exótica en estas selvas tropicales. Se explota además la madera proveniente de especies arbóreas nativas domesticadas y cultivadas. No menos importante, la producción de hierbas medicinales y de aliño, verduras y hortalizas que tienen como fundamento la tradicional siembra casera.

En el valle geográfico del río Cauca, se estabiliza el cultivo de la caña de azúcar para permitir la rotación en las tierras de cultivo de cereales y frutas

En el valle geográfico del río Cauca, se estabiliza el cultivo de la caña de azúcar para permitir la rotación en las tierras de cultivo de cereales y frutas. Piña, pitahaya, papaya, plátano, banano, uva, carambolo, grosella, maracuyá, zapote, mango, aguacate, son las especies más comunes. La ganaderías vacuna, porcina, caballar y caprina se levantan de manera intensiva apoyadas por el cultivo de forraje y la producción de alimentos concentrados.

En las zonas de piedemonte se intensifica la cría y levante de aves de corral para la producción de carne y huevos. El café marca todo un piso térmico de transición entre la parte baja y alta de las vertientes de las dos cordilleras que enmarcan al valle. Según las variedades de la rubiácea, se intercalan como sombrío especies frutales arbóreas y se combinan con huertas tradicionales de pancoger.

dvfavgfbatbt
los páramos, se conservan como fábricas de agua

Las partes más altas, hasta los páramos, se conservan como fábricas de agua, manteniendo bosques nativos.

Las unidades de producción van desde el minifundio tradicional de propiedad familiar hasta los cultivos extensivos para la agroindustria en el valle y los piedemontes, pasando por las áreas de propiedad comunitaria indígena y de minorías étnicas diferentes.

El desarrollo de infraestructura vial, de energía –incluyendo solar, eólica y gas natural-, de servicios de agua potable y disposición de aguas servidas para su recuperación y reciclaje, responde a todas las demandas de la población y de las industrias manufacturera, agrícola y tecnológica.

Amparados en la Ley 70, cuyo “…espíritu se basa en un principio fundamental de la cultura negra … el de la propiedad colectiva de la tierra” y en la Constitución Política en sus Artículos 63 y 329 que establecen la cobertura de dominio comunitario en áreas de resguardo indígenas, los componentes físicos de la infraestructura articulan y delimitan los predios de propiedad privada con los de propiedad colectiva, complementarios entre sí en cualquier proceso de desarrollo territorial.

Búsqueda personalizada