El nuevo destino de Cali como distrito especial

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 11/08/2018 - 9:13pm
Edicion
381

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

plantea varios interrogantes que nos obligan a reflexionar sobre el destino de la ciudad y de sus habitantes

La categorización de la ciudad de Cali como un Distrito Especial, Deportivo, Cultural, Turístico, Empresarial y de Servicios plantea varios interrogantes que nos obligan a reflexionar sobre el destino de la ciudad y de sus habitantes, ya que si bien es cierto esta nueva forma de organización territorial, administrativa y política puede en principio convertirse en una gran oportunidad para el desarrollo y progreso social de la ciudad, también puede generar una serie de dificultades e imprevistos que podrían salirse de las manos de sus gobernantes.

Por otra parte está claro que su implementación demanda de abordar las verdaderas necesidades de la población caleña que hoy se encuentra fracturada y dividida en razón de su situación económica y social además de sus diferencias de carácter étnico, cultural, etc. Dicha comunidad tendrá que integrarse al desarrollo económico-material, político-social y cultural-espiritual de la sociedad aprovechando para tal efecto la posibilidad de organizar la ciudad bajo esta nueva forma especial de administración que podría transformarla en una gran urbe mucho más próspera y amigable con propios y extraños.

Por supuesto que dicha transformación no ocurre de un día para otro ni de la noche a la mañana, en tanto que debe estar precedida de la voluntad política de sus gobernantes y de los estudios previos de carácter socio-económico y socio-político que exige la ley que regula los Distritos Especiales en todo el país. Además de tener en cuenta las experiencias vividas por otras ciudades en esta materia, que nos evitan incurrir en los errores de siempre relativos a la improvisación y a la falta de planeación tal como ha sucedido con varios proyectos de ciudad.

QREHBQTRB
no se garantiza de por sí la solución de los problemas que hoy tienen la ciudad

No obstante se debe advertir que con la implementación de dicho régimen especial no se garantiza de por sí la solución de los problemas que hoy tienen la ciudad y sus habitantes y que con la nueva organización territorial, administrativa, política y fiscal pueden ser más complejos de resolver en la práctica social.

En este caso se trata de que con la categorización de Cali como Distrito Especial no se termine estimulando algunos aspectos negativos que como el clientelismo político, la burocratización y la contratitis oficial, conviertan a las alcaldías locales en verdaderos feudos al servicio de determinados intereses ajenos al ejercicio de la función administrativa sujetas a los principios de la eficiencia, economía, moralidad y defensa del interés general por encima de los intereses de clase, grupo social o personales.

Por otra parte debe tenerse en cuenta el carácter desigual de las localidades para efectos de la distribución de los recursos públicos con el fin de atender sus necesidades en materia de inversión y del gasto social en lo que corresponde a la comunidad, que debe ejercer un total control y vigilancia de dichos recursos para evitar su despilfarro en favor y para beneficio de ciertos sectores económicos y políticos del territorio local.

Por el momento no se conoce si el alcalde Armitage presentará a la consideración del Concejo Municipal los proyectos de acuerdo para poner en marcha lo ordenado por la ley y en donde se deberán definir las competencias territoriales de los alcaldes menores frente a la administración central, las relaciones de estas con las poblaciones asentadas en las zonas suburbanas pertenecientes a los corregimientos, la manera de abordar los asuntos atinentes a la prestación de los servicios públicos, el saneamiento básico, la salud, educación, vivienda, etc.

La ciudad afronta muchos retos en materia de desarrollo económico, político y social que los caleños deben enfrentar con voluntad y decisión políticas

La ciudad afronta muchos retos en materia de desarrollo económico, político y social que los caleños deben enfrentar con voluntad y decisión políticas, para lo cual será menester que se apropien del destino de la ciudad y con sus acciones lleven a cabo los cambios que se requieren en aras de consolidar el bienestar general y el progreso de la ciudad.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

aerdhbadf