¿Pacto social para construir sobre lo construido?

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 11/08/2018 - 8:26pm
Edicion
381

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


El discurso presidencial de toma de posesión del Doctor Iván Duque, ha sido considerado por diversos sectores de opinión como de carácter conciliador, no solo porque llama a los colombianos a deponer los odios y resentimientos, si no porque invita a los partidos y movimientos políticos a suscribir un gran pacto social para construir sobre lo construido, lo cual sin embargo no deja de ser más que una quimera en medio de la polarización política, estimulada por el propio partido de gobierno y por la lucha competitiva por el afianzamiento del poder con los demás partidos y movimientos políticos del establecimiento y de la oposición.

dicho propósito no podrá materializarse en hechos concretos y objetivos, mientras de un lado se continúen aplicando las recetas neoliberales

Y aunque el presidente Duque invitó a todos los colombianos a “construir y en ningún caso a destruir”, dicho propósito no podrá materializarse en hechos concretos y objetivos, mientras de un lado se continúen aplicando las recetas neoliberales que han contribuido a incrementar la desigualdad social y la inequidad entre los colombianos y del otro lado, exacerbando las contradicciones y los conflictos sociales, lo que hace imposible unir al pueblo colombiano mas aun en momentos en que el gobierno del presidente Duque tendrá que cumplir con los compromisos con la Ocde en materia tributaria, judicial, pensional, de salud, educación, trabajo, ambiental, etc., que agravarán más la situación de los trabajadores del país, amén de que con la aplicación de las normas del nuevo código de policía, la realización de la protesta social se verá limitada por cuenta de las autoridades en los municipios y regiones siguiendo los lineamientos del ministro de Defensa para quien la protesta debe expresar el “sentir de todos los ciudadanos”, en tanto que la ministra del interior afirma que existe el derecho a no protestar que el Estado debe garantizar, lo cual es ilógico y arbitrario, por cuanto la protesta constituye la expresión de un sector y no de toda la población.

El presidente Duque ha clamado en su discurso para que no hayan más “falsas divisiones entre neoliberales y socialistas” e insiste de manera enfática en que “todos somos Colombia” concordando así con su propuesta anterior de realizar un gran “pacto para el futuro de Colombia” en torno a todo aquello que une a los colombianos por encima de sus diferencias, lo que nos recuerda el gran pacto por la unidad del Frente Nacional, que se convirtió en el preámbulo de nuevas hegemonías y violencias que hasta el momento no se han podido superar.

La construcción de una nueva sociedad basada en la unidad de los colombianos no se podrá realizar al margen de su manera de pensar y de actuar, lo cual debe servir de guía para la acción y el cumplimiento de lo convenido con el pueblo para desarrollar e implementar los cambios que requiere el país, en una eventual construcción de una nueva sociedad y no como lo sugiere el presidente Duque de manera abstracta y formal.

Las medidas económicas, sociales y administrativas anunciadas por el mandatario encaminadas a incrementar el crecimiento y desarrollo económico y social e introducir ajustes en el aparato estatal, tan solo servirán para ajustar el engranaje institucional, sin que ninguna de ellas consiga reducir “las brechas entre ricos y pobres”, ni eliminar las diferencias entre la ciudad y el campo y menos aun acabar en los próximos años con la pobreza secular.

Quienes hoy ostentan el poder y concentran la riqueza social producto del trabajo de los colombianos, no están dispuestos a renunciar a sus privilegios

Quienes hoy ostentan el poder y concentran la riqueza social producto del trabajo de los colombianos, no están dispuestos a renunciar a sus privilegios de clase en medio de la contienda política por el control de los asuntos del Estado y de la sociedad. Por el contrario dichas contradicciones tienden a profundizarse, generándose un tipo de sociedad en la que continuarán coexistiendo dos realidades en las cuales quedan claras las diferencias entre las clases y grupos sociales respecto del acceso a la justicia, oportunidades de trabajo, buena calidad en la prestación del servicio de salud, la educación, la vivienda, etc., lo que no permitirá que la sociedad colombiana sea mas justa y equitativa como lo pretende el presidente Duque cuyas promesas no serán mas que briznas lanzadas al viento sin posibilidades de convertirse en realidades de cambio.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada