Se fue un grande del tenis mundial: David Ferrer

Por Luis Eduardo E… el Sáb, 11/05/2019 - 9:44am
Edicion
420

Luis Eduardo Echeverri Franky

Ingeniero Civil, miembro de una generación que ama el deporte


Su  historia tenística podría comprimirse en un puñado de grandes números :

  • 27 títulos conquistados
  • 733 victorias a lo largo de 1.111 partidos
  • Tres Copa Davis
  • Número 3 del mundo
  • La final de Roland Garros ante Nadal
  • La final de la Copa Masters contra Federer
  • Los 20 años de carrera
  • Las siete temporadas entre los diez mejores
  • Los miles de espectadores que empezaron a corear su nombre en la pista Manolo Santana de la Caja Mágica cuando el final ya se tornaba irremediable.

 

"¡Come on!", proclamó elegante, Alexander Zverev, cuando restaba con 6-4, 5-1 y 0-40 de su lado, interpretando el deseo de una grada inflamada de emoción y las dificultades del homenajeado para servir, dejando la palabra a los aficionados que volvieron a corear '¡Ferru, Ferru, Ferru!', como no cesaron de hacerlo desde el comienzo del partido hasta la conclusión del hermoso acto de despedida…El revés de Ferrer se fue largo y todo terminó. El tenista de Jávea dejó su cinta roja en la intersección de la línea de saque y se sentó por última vez en la silla como profesional. Había perdido 6-4 y 6-1 ante el número cuatro del mundo, un hombre tres lustros más joven, al que venció hace tan solo unas semanas en Miami. "Todos los jugadores estamos tristes", dijo el alemán, antes de traer un recuerdo de sus comienzos: "Cuando tenía 16 años me enfrenté a él en las semifinales de Hamburgo y me ganó 6-0 y 6-1."

ergnbrr

LA DESPEDIDA DEL “GLADIADOR” A CARGO DE SUS MEJORES AMIGOS

Se despidió del mundo de la raqueta tras 20 años como profesional.

Conocido como 'Gladiador' por su incansable entrega, atrás ´Ferru´ deja 27 títulos ATP (entre los que destaca un Masters 1000), tres Copa Davis, una final de Roland Garros y un número 3 del mundo. Toda una serie de registros que le han hecho ganar más de 28 millones de euros (28.077.953, sin contar la participación en Madrid), solo con sus actuaciones deportivas en el cuadro individual y en el de dobles.

WAF

Ferrer estuvo encadenando varios días de alabanzas continuas de los que antes fueron sus rivales. Unos tenistas que le han mostrado su respeto ya que el de Jávea fué de los pocos que durante muchos años pudo competir cara a cara con una de las mejores épocas de este deporte (dominada por Federer, Nadal, Djokovic y Murray).

Comenzó su carrera profesional en el 2000 en torneos menores como Cracovia o Denia (sus primeros títulos ITF) y ya en el año de su debut consiguió escalar hasta el puesto 419 del mundo para embolsarse sus primeros 4.871 euros, a los que añadió su breve participación en el circuito de dobles. En 2001, Ferrer se estrenó en Challengers como Praga, Barcelona o Sopot, tierra polaca donde se llevó su primer trofeo ATP valorado en 6.435 euros (ante Lucasz Kubot).

CAMPEÓN DE HIERRO

La historia de este jugador que se retira a los 37 años, en magníficas facultades competitivas, deja mucho más que los ilustres dígitos suscritos con la raqueta. Ha sido y será siempre uno de los más admirados, como señaló Zverev y como dejaron constancia compañeros del calado de Federer y Nadal, por su tenacidad, por su inquebrantable fortaleza, por su pulso competitivo, por su bonhomía, y por ser, sin duda, un extraordinario jugador de tenis..

Atrás quedarán 29 títulos ATP (27 en individuales y dos en dobles) y tres Copas Davis (2008, 2009 y 2011). También dos semifinales del Abierto de Australia (2011 y 2013), una final de Roland Garros (2013), dos cuartos de final en Wimbledon (2012 y 2013) y dos semifinales del US Open (2007 y 2012). En definitiva, una carrera magistral que tuvo un epílogo no menos irreprochable en Madrid.

GFBSGFNFG

David Ferrer colgó la raqueta con honores en el Mutua Madrid Open 2019 luego de haber realizado  una de las mejores carreras de la historia del tenis español, más que notable a nivel mundial. Porque el de Jávea se ganó con creces el respeto de sus compañeros de circuito. Entre ellos, por supuesto, están Novak Djokovic, Rafael Nadal, Roger Federer y Andy Murray. O lo que es lo mismo: el Big 4.

Y Ferrer no dudó  en afirmar que este grupo de leyendas y la “ambición” que les caracteriza le hicieron mejor jugador. Sobre todo, su compatriota Nadal: “Rafa ha sido un espejo para mí. Aunque es más joven y entró más tarde en el circuito,  aprendí  de él. El ganar un torneo y volver a ganarlo. Levantar Roland Garros, irse a Queen’s y volver a ganar… Eso me hizo entender que cuando ganas un torneo no basta, sino que hay que seguir. Eso me ayudó  a ser No. 3 del mundo y a tener la regularidad que tuve”.

qweger

El alicantino es contundente sobre lo mucho que le benefició tener al Big 4 como competencia. “Si no los hubiera visto, si me hubiera quedado con otro tipo de jugadores que vi al principio de mi carrera, pues no hubiera sido tan buen jugador”, reconoce. Si tiene que elegir, se queda con Federer como el rival que más le exigió … “Cambiaba los ritmos y me volvía loco. Igual le hacía sudar, como a muchos jugadores, pero nunca tenías oportunidad para poder ganarle”.

ewgberfd

¿Y el estilo de juego de qué rival, entre la élite ATP, se le daba mejor? El de David Nalbandian, un “jugadorazo”. Aunque matiza: “También hay tenistas con los que siempre he sufrido. Hay estilos de juego con los que te acomodas bien. Sin embargo, hay otros, aunque tengan menor ranking, en los que te cuesta más ganar. Eso sucede”.

A la hora de resaltar un momento cumbre de su trayectoria, la final de Roland Garros 2013, precisamente ante Nadal, sale a escena. A pesar de que no hubiera victoria de por medio. “No tuve oportunidad. No me achaco nada. Pero la motivación para jugar ese partido no fue la mejor. Entré en la pista algo acongojado. Y era normal, porque era mi primera final, es algo lógico. Pero bueno, quizá en esos momentos no sabíamos más. Ni yo ni mi equipo técnico de entonces teníamos más noción para afrontar ese partido. Hicimos lo que pudimos”, se resigna Ferrer.

Aun así, aquel es un buen recuerdo. Como otros tantos. Las dos grandes decepciones de su carrera las marca él mismo. Primero, el ojo de halcón que en 2013 le privó de derrotar a Murray en la final del ATP Masters 1000 de Miami. “Por esa bola que pedí pues se dio así. A veces, cuando he ido a entrenar a Miami, en la pista central de Crandon Park, aún siento ese pequeño momento de tristeza que cuesta superar. Era muy justa. Sinceramente, pensé que era muy justa. Es que lo fue. Se dio así. Si no hubiera existido el ojo de halcón, hubiera ganado el torneo”, apunta sobre aquello.

Ferrer tampoco puede olvidar lo cerca que estuvieron Feliciano López y él de darle una medalla olímpica a España en los dobles de Londres 2012. Una derrota muy ajustada en semifinales ante los franceses Jo-Wilfred Tsonga y Michael Llodra (6-3, 4-6 y 18-16) les dejó sin final… y, a consecuencia del sobreesfuerzo, sin bronce. “Estábamos los dos en el vestuario y fue durísimo. Es que estábamos jugando tan bien… Y ese partido, con 0-40, por cómo fue… Fuimos mejores durante todo el partido y nos dolió muchísimo. Si hubiéramos perdido el partido fácil, creo que hubiéramos tenido más probabilidades para ganar el bronce. Pero fue tan duro mentalmente que nos costó mucho el día siguiente”, recuerda.

Sin embargo, en la balanza se impone un sabor de boca excelente. Ese que le ha llevado al Olimpo del tenis español junto a leyendas que han sido referentes para Ferrer. Como Juan Carlos Ferrero, ex número 1 del mundo y, sobre todo, íntimo amigo. “Él me abrió las puertas y me ofreció consejos. Estuvimos muy unidos. Eso es algo por lo que estaré eternamente agradecido. Es un poco lo que siento ahora con Roberto Bautista. Juan Carlos me enseñó a ayudar a un tenista joven. Nos llevábamos bien y me dio la oportunidad de estar junto a él en un torneo como el que tenemos en Valencia. Le tengo mucho respeto y cariño, es una persona a la que siempre estaré agradecido. Si de algo me arrepiento es de no haber dado el paso, en ciertos momentos de mi carrera, de haber trabajado con él”, expresa sobre la ayuda incondicional del valenciano.

¿Para qué cambiar la historia que tan bien parado le ha dejado todos estos años? “Sólo puedo decir que no he ganado un Grand Slam porque no he podido hacerlo. He intentado dar lo máximo de mí, pero no me cambio por jugadores que lo han ganado. Hay tenistas que han ganado un Grand Slam y sólo han jugado uno o dos Masters. Yo he hecho siete, he sido el segundo o tercer jugador en la historia de España en ganar X partidos, el 12 del mundo en ganar X cantidad de encuentros… Mi vida tenística ha sido muy buena. Durante muchos años de mi carrera, me he sentido muy bien conmigo mismo”, sentencia Ferrer. Queda claro que nunca perdió la cualidad más valiosa de todas: la humildad.

erntg

LA DESPEDIDA JUNTO A SU ESPOSA MARIA TORNEL Y SU BEBÉ

Se anexan tres videos sobre la emocionante despedida y sus mejores golpes

El emocionante discurso de despedida de Ferrer:

Los mejores golpes de David Ferrer en su carrera

Búsqueda personalizada

aerdhbadf