Corrupción, improvisación e ineficiencia

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 11/02/2017 - 1:09pm
Edicion
303

Por Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.

La corrupción que se extiende a varios sectores de la actividad pública y privada también corroe el manejo de la cosa pública en la ciudad de Cali. La misma ha sido denunciada por el alcalde Armitage sin que hasta la presenta suceda nada sobre el particular. Lo grave de todo esto es que ahora se busca borrar toda traza de corrupción con la adopción de una serie de medidas de apariencia legal, tal como se pretende hacer con la presentación de un proyecto de acuerdo de alivio tributario mas conocido en el argot popular como un nuevo “papayazo” para cobrar el valor de las veintiún Megaobras que la anterior y la actual administración no terminaron dentro de los plazos fijados por el Concejo Municipal.

Dicha corrupción se manifiesta a través del cobro de millonarios sobrecostos que se cargarían a los contribuyentes que hasta hoy no han cancelado el valor de tales obras. Lo paradójico del caso es que no obstante que el gobierno municipal no ha cumplido en su totalidad con su construcción, pretende ahora a través de una decisión del Concejo Municipal obtener un recaudo adicional supuestamente para concluirlas.

El hecho real es que los contribuyentes no están obligados en este caso a pagar dicha contribución pues como ya se dijo, la administración no cumplió con sus compromisos y además su cobro ejecutivo ya prescribió de acuerdo con las normas tributarias.

Con el fin de seducir a los contribuyentes la administración municipal ha considerado la posibilidad de rebajar hasta en un 60% los intereses de mora correspondientes a la vigencia 2014 y anteriores, haciendo extensivo dicho beneficio a otros impuestos como el predial e Industria y comercio, siempre y cuando sean pagados antes del 31 de mayo, en tanto que a los contribuyentes que cancelen dichos gravámenes entre el 1 de junio hasta el 29 de 0ctubre únicamente se les rebajará un 40% de los intereses.

Esta práctica reiterada de la administración no garantiza que lo recaudado se utilice para terminar las obras tal como ha sucedido en el pasado.

Desde la Veeduría que representamos, reiteramos que los contribuyentes de la Megaobras ni están en mora de pagar la contribución de valorización ni tampoco obligados a asumir los sobrecostos que se han causado con el paso del tiempo.

Por otra parte, se continúa improvisando en materia de movilidad. El tránsito del MIO por el Bulevar es un experimento que no solo restringe la libertad de locomoción de los peatones y ciclistas, sino que potencia la posibilidad de un eventual accidente de tránsito, además de que con la implementación de dicha medida no se aumentarán el número de pasajeros del MIO ni el recaudo por dicho concepto.

De igual manera las nuevas medidas en materia de reducción del horario del pico y placa, el aumento del numero de guardas de tránsito en los lugares más críticos (ciudad Jardín y sur oriente de la ciudad), muy poco han servido para resolver las congestiones que se forman en dichos sectores y en el resto de la ciudad.

Hasta cuándo, señor alcalde, los caleños tendremos que soportar la ineficiencia, la improvisación y de suyo la corrupción que acompaña a todos estos despropósitos?

Es sabido que el problema de movilidad de la ciudad es un asunto estructural que compromete la parte técnica, financiera, operativa y ninguna de las medidas que se han tomado hasta el momento resuelven ni siquiera parcialmente los problemas de fondo que comportan unos hechos tozudos que la administración no sabe manejar y cuando pretende hacerlo fracasa en su intento, pues en este caso la realidad supera con creces los deseos y la voluntad de la propia administración. Además de que con ello se ha causado un daño patrimonial al municipio por menoscabo y detrimento de los bienes y recursos públicos, como consecuencia de la gestión ineficiente e ineficaz en el manejo de los asuntos públicos, cuyo costo económico y social no debe trasladarse a los caleños que han delegado en la administración municipal el poder y la confianza en la lucha contra la corrupción, la improvisación y la ineficiencia que tiene sumida a la ciudad en un verdadero caos económico, social, urbanístico e institucional.

Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada