Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 10/11/2018 - 3:55am
Edicion
394

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


aerhberf
pilares esenciales la defensa de la legalidad, el emprendimiento y la equidad.

El presidente Duque se prepara para presentar al Congreso de la República el primer borrador de su Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, que será debatido a partir del primer trimestre del próximo año.

Según se dice, dicho plan costaría 1.100 billones de pesos constantes del 2018, en tanto que el PIB para el 2019 estaría muy cercano a los 1.000 billones de pesos para el caso de que la economía crezca porcentualmente entre 2.6% y 2.7%.

Dicho plan denominado “Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad” tendrá como pilares esenciales la defensa de la legalidad, el emprendimiento y la equidad. Su objetivo principal será sacar de la pobreza a millones de colombianos para lo cual se implementará una política de inversiones desde las regiones y se introducirán una serie de cambios para mejorar el funcionamiento del Estado. Conjuntamente con dichos propósitos se haría énfasis en materia de ciencia, tecnología e innovación, transporte y logística, calidad y eficiencia de los servicios públicos, recursos minero energéticos, economía naranja y aclimatación de la paz.

Así mismo se abrirán nuevos espacios y oportunidades para grupos étnicos, la mujer y se fortalecerá la descentralización administrativa al tiempo que se promoverá una agenda especial de integración de las regiones con los gobiernos y las poblaciones que viven en dichos territorios.

Si bien es cierto que el Plan Nacional de Desarrollo constituye una de las formas más importantes de dirección y manejo de la vida económica, política, social, cultural y ambiental de la sociedad y del Estado, generalmente no tiene continuidad en el tiempo mas allá del mandato del gobernante de turno ni tampoco es evaluado con la objetividad que se requiere para tal efecto. Por otra parte, dicho plan tan solo tiene un carácter indicativo, y solo abarca al sector público en tanto que no obliga al sector privado a su cumplimiento.

En este caso el Consejo Nacional de Planeación y los Consejos Territoriales son entidades consultivas y su tarea consiste en realizar foros para la discusión de los planes elaborados por los gobiernos a nivel nacional, departamental y municipal.

No sobra agregar que en el caso de que el Congreso no apruebe el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno, el presidente está facultado para dictar decretos con fuerza de ley para ponerlo en funcionamiento. Dicho Plan de Desarrollo debe estar en concordancia con el presupuesto nacional que como es sabido para el caso de nuestro país, afronta un déficit monumental de cerca de 14 billones de pesos que se piensa superar parcialmente con el cobro del impuesto del IVA que cubre el 85% de los artículos que integran la canasta familiar.

nafnafb
La idea de realizar el nuevo Plan Nacional de Desarrollo choca con la pretensión de los monopolios y de las transnacionales

De alguna manera el Plan Nacional de Desarrollo se encuentra amarrado a la economía de mercado en donde predominan la anarquía en la economía y la libre competencia que obstaculiza el cumplimiento de los objetivos y metas del Plan, circunstancia esta que sin duda afectará los propósitos del gobierno de garantizar la equidad y la igualdad especialmente para aquellos sectores mas pobres y vulnerables de la sociedad. Mas aun si convergen y se mantienen los lineamientos generales de las políticas de corte neoliberal que limitan el papel del Estado y de la planeación centralizada frente a la acción de las fuerzas ciegas del mercado.

Aunque en el nuevo plan de desarrollo se habla de la necesidad de hacer partícipes a las regiones y a sus comunidades con observaciones y propuestas, lo cierto es que la materialización de dicho propósito no deja de ser una simple formalidad que poco o nada tiene que ver con las verdaderas necesidades e intereses de las poblaciones abandonadas por el Estado.

La idea de realizar el nuevo Plan Nacional de Desarrollo choca con la pretensión de los monopolios y de las transnacionales de hacer valer sus intereses particulares por encima del interés general al que están obligadas las autoridades a defender. Y por eso no habrá que ilusionarse con las palabras y promesas que aparezcan en dicho Plan, que en el fondo son más de lo mismo y no representan un futuro por construir.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

aerdhbadf