Las ‘tuercas’ que apretó el ‘Pecoso’

Por Redaccion el Lun, 10/09/2018 - 8:46am
Edicion
385

Fernando ‘Pecoso’ Castro no es mago ni salvador, pero su solo nombre infunde respeto. Y aunque el presidente ejecutivo de América de Cali, Ricardo ‘Gato’ Pérez, dijo que “no vino aquí a apagar ningún incendio”, la verdad es que los primeros 15 días al frente del plantel escarlata han dejado ver el efecto positivo de la mano fuerte del entrenador manizaleño, con resultados que avizoran un mejor futuro.

Es prematuro pronosticar si logrará su objetivo de estar entre los ocho clasificados, pero va bien encaminado. Siete puntos de nueve posibles en los tres primeros partidos (2-2 frente Alianza Petrolera, en Barrancabermeja; 2-1 sobre Jaguares, en Cali; y 3-2 al Bucaramanga de visitante), en un equipo que estaba en ruinas, muestran el 78% de producción, cuando en los seis juegos iniciales, con el portugués Pedro Felicio Santos, tenía el 39% (5 puntos de 18 disputados), cifras que son evidentes, tanto que ahora suma 12 unidades y está a solo una del octavo lugar, que ocupa parcialmente el Medellín.

Cuando fue confirmado como nuevo estratega escarlata, ‘Pecoso’ solo prometió trabajo, y esta palabra en su boca lleva implícitos factores como su reconocido temperamento, honradez, entrega total en la cancha, ‘entrenamiento invisible’ y respeto a la afición. Estos son algunos aspectos que ajustó Castro y que hoy hacen ver con otros ojos al popular conjunto rojo del Valle del Cauca.

- Puntualidad: Entre varias de las cosas que les dejó claras el ‘Pecoso’ a sus dirigidos, desde que asumió las riendas del América, es que los entrenamientos inician a las 8:00 a.m. y no 15 o 30 minutos después. El jugador que no cumpla, sea quien sea, sabe que el técnico es implacable y lo mínimo es que quedará por fuera de la convocatoria.

De la misma forma, en ocasiones, cuando se ha necesitado, programa las prácticas a doble jornada, de esa forma se van superando las falencias que se dan en cada partido, gracias a la constante repetición de jugadas.

- Disciplina: Antes la llegada de ‘Pecoso’ se presentó el caso concreto de la inasistencia del lateral Pablo Armero a un entrenamiento y era ‘vox populi’ que otros jugadores no utilizaban bien sus ratos de descanso. Castro confrontó a todo el plantel y les indicó que los sueños se logran con sacrificio y respeto a la institución y a los hinchas. “Venimos con un gran responsabilidad, hemos cogido un grupo dentro del trayecto del campeonato, con esto no es que vaya a sacar disculpas de que no hemos armado el equipo, venimos a trabajar y a trabajar; los directivos saben perfectamente cuál es la forma de trabajar de nosotros y ojalá podamos estar nuevamente en la final del fútbol colombiano, que los muchachos entiendan que en estos partidos que faltan se puede lograr la clasificación”, dijo Castro en su presentación oficial. 

“El ‘profe’ ha implementado el proceso que siempre maneja para que el equipo funcione y creo que ha sido importante, no creo que haya sido mental sino la pasión que él le mete, su disciplina y carácter, todo eso nos lo ha plasmado a todos los jugadores, ojalá Dios quiera las cosas sigan saliendo”, manifestó recientemente Cristian Dájome, uno de los hombres que últimamente ha subido su nivel con los rojos.

- Marcación hombre a hombre: La defensa ha sido uno de los puntos débiles de América desde hace varias temporadas, jugando en zona en la pelota quieta. Fernando Castro, que siempre ha sido partidario de la marcación individual, lo repite con frecuencia en las prácticas, jugador por jugador, y aunque falta mucho trabajo, eso le ha permitido evitar que el rival le produzca mayor cantidad de acciones en contra.

“Jamás, en los que años que tengo, ningún equipo mío ha hecho marcación en zona, nunca he jugado así, ni siquiera cuando estaba en apogeo lo de ‘Bolillo’ y Maturana”, afirmó antes del partido con Bucaramanga, cuando se le vio ensayar la salida constante de los laterales, ejecución de tiros libres y cobros desde el punto penal, acciones en las que, él sabe, hay otras posibilidades de anotar.

- Mayor vocación de ataque: Fernando está acostumbrado a potenciar las capacidades de su grupo, especialmente cuando juega de local, pues entiende que equipo que gane sus 9 partidos en condición de anfitrión tiene un trayecto ganado hacia la clasificación. Hoy, su esquema muestra tres hombres en la parte superior: Yesus Cabrera, Cristian Dájome y Jefferson Cuero, mucho más comprometidos en la función de hacer goles.

Anteriormente, el esquema escarlata mostraba un solo hombre en punta, siendo el venezolano Fernando Aristeguieta el hombre sacrificado, pese a su entrega en varios partidos, viéndose obligado a bajar hasta mitad de cancha. Así, América duró 516 minutos sin celebrar una anotación. En la idea del ‘Pecoso’ actúan tres hombres de ataque y se ve un plantel más prolijo al gol, con más opciones y mejor producción anotadora (con los 3 marcados en Bucaramanga acumula 7 tantos en 3 juegos).

- Concentraciones: Cali tradicionalmente es una ciudad propicia para la actividad nocturna, reconocida por su buena cantidad de discotecas, un factor que ha confundido a muchos jugadores que llegaron con buenos antecedentes y se fueron por la puerta de atrás. Eso lo entiende bien Castro, no solo porque vivió en ella como futbolista, sino por sus diferentes periodos como técnico en los dos principales equipos de la capital vallecaucana.

A su llegada implementó las concentraciones previas a los partidos y con ello ha logrado que sus jugadores estén más conscientes del objetivo de llegar a los ocho, especialmente con el ‘entrenamiento invisible’, que llaman algunos.

Búsqueda personalizada