Densificación no es un instrumento de planificación

Por Carlos Botero el Sáb, 10/02/2018 - 5:11pm
Edición
355
Sección

perfil_bt

Por Carlos Enrique  Botero Restrepo

Arquitecto Universidad del Valle; Master en Arquitectura y Diseño Urbano, Washington University in St: Louis.

Profesor Maestro Universitario, Universidad del Valle. Ex Director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad del Valle (de2012 a 2015) y Director del CITCE (Centro de investigaciones Territorio Construcción Espacio) de 2006 a 2010.


Tal sería la más elemental ecuación para el desarrollo urbano a partir de las estructuras existentes en una ciudad como Cali.

En la segunda mitad de la década de los años sesenta del siglo pasado empezó a andar un proceso que tendía a convertirse en un buen negocio inmobiliario y una aventura urbanística incierta para la ciudad. Consistía en adquirir para demoler una edificación en una manzana determinada y luego levantar un edificio multifamiliar.

ewafgadgar
La experiencia se fue multiplicando rápidamente, involucrando en este proceso de densificación

Con el riesgo de caer en imprecisiones de fecha y lugar, quizás los primeros edificios que encarnaron esta figura fueron el Elvira, en el extremo occidental del barrio Centenario y El Castillo, barrio Granada, en la Avenida Cuarta casi en esquina con la calle Octava, junto a la reconocida casa Castillo Carvajal.

Los más “viejos” de estos barrios eran El Peñón y Granada urbanizados en 1920 y San Fernando en 1930

La experiencia se fue multiplicando rápidamente, involucrando en este proceso de densificación predio a predio a barrios circunvecinos al centro tradicional y aún más allá hacia el ahora denominado pericentro. Además de los barrios citados, se unieron al proceso y de manera desordenada Versalles, San Vicente, Juanambú, El Peñón, Normandía, La Arboleda, Santa Rita, Santa Teresita y, a manera de mojón hacia el sur, San Fernando. Los más “viejos” de estos barrios eran El Peñón y Granada urbanizados en 1920 y San Fernando en 1930. La imagen de una Cali Futura, ciudad tropical moderna como la visualizaba Karl Brunner, estaba estructurada en su componente residencial con esos barrios como los más representativos. Fue una imagen efímera que solo alcanzó a caracterizar a la ciudad por escasos cuarenta años tras los cuales se generalizó el proceso dispar y descontrolado por todo el resto del siglo XX, el mismo que continua en el presente.

Nadie puede hoy mostrar fundamento técnico urbanístico alguno para explicar los alcances de ese proceso de densificación, distinto al concepto que puntualmente emitía EMCALI para certificar que, para cada caso, había disponibilidad de servicios públicos domiciliares.

erfghjertghj
Como no tenemos información sistematizada al respecto, situación que caracteriza a la experiencia urbanística de Cali

Y pare de contar. Sin que exista un seguimiento riguroso que permita, entre otras cosas, identificar, cuantificar y valorar los resultados de esta experiencia tan intensa, se puede afirmar que en veinte años corridos desde el Elvira y El Castillo hasta el auge inmobiliario del UPAC y  “traquetero” de los años setenta, ochenta y noventa, y hasta la adición de las áreas de expansión establecidas por el POT de 2000, la ciudad pasó de una densidad relativa de 110 habitantes por hectárea a alrededor de unos 185. Eso equivale a un incremento de más del 50%, cifra muy notable en cualquier historia urbana de ciudades como Cali.

la parsimoniosa e interminable práctica “comercial “ de Renovación Urbana tipo “Hiroshima” tipificada por Ciudad Paraíso.

Como no tenemos información sistematizada al respecto, situación que caracteriza a la experiencia urbanística de Cali, sobre la que no hay investigación –valga decir que sobran ganas pero nunca habrá recursos para apoyarla- ni mucho menos valoración que permita establecer sus alcances e impactos para actuar –planificar- consecuentemente, la práctica densificadora se manifiesta en el 95% de los casos en todas las 22 comunas como una experiencia espontánea e incierta. El otro 5% está representado por la parsimoniosa e interminable práctica “comercial “ de Renovación Urbana tipo “Hiroshima” tipificada por Ciudad Paraíso.

sdgfchvfghmj,j
La densificación todavía no es un instrumento de planificación urbana sino un eventual resultado de la especulación en propiedad raíz

Conclusión?

La necesaria densificación urbana sigue dependiendo de la efectividad del negocio inmobiliario y de la eventual respuesta de EMCALI para ofrecer los servicios básicos que demande cada caso. Y eso, hablando de los proyectos que se levantan con licencia de construcción, porque no se sabe cómo se las arreglará Cali con todas las operaciones ilegales que se suman a esta diaria actividad intensa y dispersa.

La densificación todavía no es un instrumento de planificación urbana sino un eventual resultado de la especulación en propiedad raíz. Falta construir una interpretación válida de procesos sostenibles para que ella sea una alternativa válida contra la expansión.

Búsqueda personalizada