El acuerdo con la guerrilla del ELN

Por Redacción el Sáb, 09/09/2017 - 10:28am
Edicion
333

Redacción

El anuncio desde Quito, donde el Ejército de Liberación Nacional con el Gobierno bajo la intermediación del vecino país del Ecuador, donde pactaron cese al fuego, es de cal y arena. Adicionalmente no estuvo interpretado bien por el presidente Santos, dando a entender fin de secuestros, sin ataques a oleoductos, ni violencia contra la población civil, la guerrilla habló escasamente del cese al fuego, sin fin del cese de hostilidades, tema que debe precisar el Gobierno Nacional, en la medida en que hay dos mensajes enfrentados.

El comunicado de Quito fue bilateral y temporal, en ningún momento se precisa de cesar las hostilidades, es decir el conflicto que origina los secuestros como las extorsiones y los atentados, a eso se han comprometido.

Que es un avance, indudablemente lo es, lo generó precisamente la venida del Papa Francisco a Colombia, donde uno de los actos más importantes fue la beatificación de los sacerdotes, Jesús Emilio Jaramillo y Pedro María Ramírez. Monseñor Jaramillo fue asesinado en el año 1989 por el Ejército de Liberación Nacional en Arauca, un anciano de 73 años, donde el grupo guerrillero aceptó la responsabilidad del crimen.

Escuchar las exposiciones por los medios de comunicación, tanto el Presidente Santos como del Jefe del equipo negociador del ELN Pablo Beltrán, genera lecturas diferentes y que requiere precisión, en lo que respecta a actos de violencia, solo se comprometieron a unos “alivios humanitarios” destinados a la gente.

Se retrocede inclusive del acuerdo de las FARC, pues lo que se ha pactado es de igual a igual cese al fuego

Se retrocede inclusive del acuerdo de las FARC, pues lo que se ha pactado es de igual a igual cese al fuego, es decir no se persiguen el uno al otro. Las FARC comenzaron silenciando unilateralmente fusiles.Arranca mal el Gobierno nuevamente dando parte de victoria frente a un Acuerdo con el grupo guerrillero, que no lo es, pues se ha nuevamente cedido al capricho de la guerrilla, donde no se pacta algo adicional y seguramente continúa con los actos de violencia que tanto afectan a la comunidad.

La falla está en que las condiciones mínimas humanitarias de que habla el comunicado no se desarrollan y allí el proceso con el ELN no tiene total apoyo en la mente de los colombianos, comete una gran equivocación tanto el Jefe negociador del Gobierno Juan Camilo Restrepo, se trataba de mostrarle un hecho al Santo Padre y la verdad es que ha debido firmarse pero con el fin de la actividad criminal de la violencia.

Y un punto de partida del gobierno hubiera sido precisar que los delitos que se cometan durante esta negociación que se va a llevar dos o tres años más, no tengan los beneficios jurídicos que se conquisten en la negociación. Igualmente toda la plataforma beneficiosa que les representó Venezuela al grupo guerrillero de las Farc y ahora al ELN, el Gobierno debe cortarla, en la medida en que es ahora un gobierno de facto, y la guerrilla tanto las Farc como el ELN utilizó el territorio del vecino país, para esconder guerrilleros y armas.

No debe repetirse la historia que con la negociación con el Ejército de Liberación Nacional se siga dividiendo el país, por la burla que los movimientos guerrilleros han hecho de los colombianos. Esto es indudablemente algo planeado por la visita del Papa Francisco a Colombia, para entregar mensaje internacional e información sesgada a los embajadores acreditados en Colombia.

Lo demás es mantener los beneficios delincuenciales y seguir engañando el país.

Ojalá la reconciliación, el perdón, la confesión y no repetición, sea una realidad. La única manera de que la nueva negociación toma un buen camino, es que haya fin del secuestro, la extorsión y los actos de terrorismo, la violencia, devolución de secuestrados y de menores. Lo demás es mantener los beneficios delincuenciales y seguir engañando el país.

Búsqueda personalizada