Megaobras, no dilatar más

Por Ramiro Varela … el Sáb, 05/08/2017 - 1:26pm
Edición
328
Megaobras, no dilatar más

Ramiro Varela M.

No hay solución

No hay solución, lenta y progresivamente fueron apareciendo las nuevas evidencias fácticas alrededor de uno de los proyectos más grandes que desarrolla el municipio de Cali, el plan de valorización denominado 21 megaobras, que ejecuta la Secretaría de Infraestructura y valorización, por un valor superior a 2 billones de pesos a valor presente neto. Las irregularidades comenzaron desde antes de su aprobación, en la decretación del Concejo municipal, en la sanción de los acuerdos municipales por parte de los alcaldes, en la contratación, en la ejecución y ahora en la etapa de la post verdad. Ahora nuevos hechos, nos obligaron a solicitarle al señor Procurador General de la nación, reabrir la investigación disciplinaria por la contribución de valorización de Cali, para construir 21 megaobras, de conformidad a los acuerdos 241 de 2008,  261 de 2009, 297 del  2010, acuerdos subsiguientes.

Para recordar la Procuraduría General de la nación durante el mandato de Alejandro Ordóñez, suspendió en su momento la licitación pública y luego la avaló con unas condiciones que el municipio de Cali no cumplió y que a lo largo de estos ocho años, se ha confirmado todo lo que en su momento se dijo.

Las nuevas irregularidades

En la actual administración el alcalde Armitage en el documento del plan de desarrollo 236 de 2016, encontró que el municipio no era capaz de cumplir la obligación de hacer las 21 megaobras

En la actual administración el alcalde Armitage en el documento del Plan de desarrollo de 201sancionado en el 2016, encontró que el municipio no era capaz de cumplir la obligación de hacer las 21 megaobras y dejó por fuera los principales proyectos como son: la avenida circunvalación, la ampliación de la carretera al mar y otras. Esto indudablemente va en contravía de la normatividad legal que contiene el estatuto de valorización nacional y municipal, lo que genera una gravísima irregularidad, en la medida en que el municipio de Cali tenía dos años según el decreto legislativo 1394 de 1970 y el acuerdo 297 de 2010, dos años para contratar el plan de obras so pena de devolver los dineros por obras no contratadas y no construidas. Ante la evidencia que el municipio tiene la incapacidad de ejecutar estas obras, se le ha pedido al señor Procurador General de la nación que entre a resolver esta situación:

Recomendar la liquidación de la valorización de Cali adoptada por los acuerdos 241 de 2008,  261 de 2009, 297 del 2010 y subsiguientes, para que se proceda con la devolución de los dineros por obras pagadas y no construidas. En otras palabras es decirle al ciudadano, no le puede hacer estas obras, le devuelvo lo que le debo y liquidar ese contrato entre el contribuyente y el municipio de Cali.

Asimismo quien haya pagado parcialmente, cruzarle las cuentas y el que no haya pagado se le dice hemos ejecutado estas obras, se las cobramos y sobre estas que no hemos ejecutado, obviamente no se las cobramos. Como se hace esto jurídicamente:

Primero hay que cesar los efectos de los acuerdos iniciales , es decir nulitar la valorizacion y simultáneamente entrar a cobrar lo que se hizo y sobre esas cuentas cruzarles a los ciudadanos el saldo favorable o la deuda con el Municipio de Cali. Esto ya lo hizo la alcaldía de Bogotá, lo hizo la alcaldía de Pereira, aparece en la jurisprudencia de dichos municipios y de la dirección de apoyo fiscal del Ministerio de Hacienda.

la Procuraduría evaluar el cumplimiento de los acuerdos 241 de 2008,  261 de 2009, 297 del 2010 y subsiguientes, para llegar a tomar la obvia decisión de liquidar la valorización.

Obviamente que inicialmente debe la Procuraduría evaluar el cumplimiento de los acuerdos 241 de 2008,  261 de 2009, 297 del 2010 y subsiguientes, para llegar a tomar la obvia decisión de liquidar la valorización.

El nefasto balance

Lo cierto es que el municipio se comprometió con un programa de 2 billones de pesos, que inicialmente lo presupuestó en 660,000 millones de pesos; no hizo los diseños definitivos, ni los presupuestos definitivos, se comprometio a pagar de sus propios recursos la terminacion de las obras  y ahora no tiene los dineros para cumplir con la totalidad de las 21 megaobras.

Se puede demorar inclusive otros nueve años, en el entendido que las administraciones municipales ya no estarán interesadas en ejecutar los programas que comprometieron otras administraciones. El recaudo de la valorización no llegará a 500,000 millones de pesos y se generó un detrimento patrimonial superior a 500,000 millones de pesos, que si existieran organismos de control (Contraloría y Personería Municipal), las sanciones fueran drasticas y rapidas . Y el municipio de Cali tendría el mandato de resolver el incumplimiento de las normas legales y superado ese problema, de tener un pasivo exigible por encima de 1 billón de pesos, que arrasa el marco fiscal de mediano plazo.

Adicionalmente la actual administración cometió el error de pedir el endeudamiento para obras, diferentes a las que ya tenía como obligación de hacer y eso le originará problemas legales. El municipio es inviable económica y financieramente para asumir estos compromisos y en consecuencia le corresponde demandar la nulidad de la valorización hasta por el mismo fallo judicial, llevar al Concejo al debate jurídico de acabar de terminar de liquidar las obras de valorización por ese valor.

la Procuraduría por solicitud nuestra, deberá definir el término de contratación y de inicio de las obras, claramente señalados en la ley, para que se le convierta en una camisa de fuerza al municipio

Al mismo tiempo la Procuraduría por solicitud nuestra, deberá definir el término de contratación y de inicio de las obras, claramente señalados en la ley y en el Acuerdo 297 del 2010, para que se le convierta en una camisa de fuerza al municipio, ya no puede ejecutar las Megaobras faltantes y por lo tanto deben iniciar el proceso de liquidación de la valorización en la ciudad.

Búsqueda personalizada