El populismo de nuestro tiempo

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 05/01/2019 - 3:39pm
Edicion
402

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


La irrupción del populismo en el mundo capitalista globalizado inspirado en diferentes concepciones ideológicas y políticas está relacionado con la crisis general por la que atraviesa dicho sistema, determinado a su vez por diversos factores socioeconómicos, socio políticos y culturales que han generado un proceso de descomposición de sus clases dirigentes, que ya no cuentan con la vitalidad suficiente para resolver los problemas del Estado y de la sociedad.

En América latina los gobiernos populistas provenientes de la izquierda mejicana con López Obrador y Jair Bolsonaro perteneciente a la extrema derecho en el Brasil, no despiertan mayores desconfianzas para el gran capital financiero nacíonal e internacional respecto del manejo y financiamiento de la política económica y social.

Desde luego que la situación de dichos países es diferente y por tanto habrá que esperar y examinar con más detalle el curso de los acontecimientos y en especial las acciones que emprenderán las clases sociales y populares, que en la actualidad han perdido la,confianza en sus gobernantes y por supuesto aspiran a mejorar su condición social y de bienestar general.

adfb
Dichas reformas constituyen un medio de atenuar las contradicciones y los conflictos sociales sin erradicar sus verdaderas causas

Los populistas utilizan las reformas para llevar a cabo algunos cambios en el plano económico, social e institucional, casi siempre relacionados con aspectos tales como la reducción de los impuestos al gran capital, la entronización de políticas asistencialistas e incluso la ampliación de la participación de los ciudadanos en la vida de la sociedad.

Dichas reformas constituyen un medio de atenuar las contradicciones y los conflictos sociales sin erradicar sus verdaderas causas, aplazando de esta manera la solución real de los problemas que aquejan a la sociedad.

Los populistas de derecha defienden la idea de que el pueblo demanda de quién lo oriente y dirija, debido a su apatía, conformismo y pasividad frente al desarrollo y progreso social, ocultando el hecho de que este ha sido siempre y en última instancia el garante de los cambios y de la conservación de los valores de la civilización en peligro de ser arrasados por la violencia y el caos que afectan la supervivencia de los seres humanos.

El populismo de derecha reviste diversas formas y expresiones y se encuentra ligado a determinados grupos sociales afectos a las prácticas del Neofascismo, el racismo, la xenofobia y su presencia en la actualidad constituye una amenaza y un peligro no sólo para la convivencia social, sino para el desarrolló de la Democracia.

Los sectores populistas apegados a las concepciones puramente liberales, Social demócratas y para la izquierda liberal que incluso han logrado acceder al poder del Estado, argumentan  que el futuro y el,progreso de la sociedad dependen en fin de cuentas del modelo que se adopte para gobernarla, el cual recoge los elementos esenciales del régimen capitalista con aquellas modificaciones producto de la lucha social de los trabajadores y del pueblo en general, que como es sabido no afectan su estructura económica sobre la cual se erige la política económica y social del régimen.

En nuestro caso el gobierno del presidente Duque al mismo tiempo que asume una posición conciliatoria con el gran capital, también está dispuesto a beber en las aguas del populismo, manteniendo en firme las políticas asistencialistas mendincantes con las cuales se alimenta la clientela electoral a partir de los recursos del presupuesto nacional.

El camino a seguir para lograr el cambio social no surge de la noche a la mañana ni tampoco constituye un producto simplemente de la voluntad de las fuerzas políticas y sociales demócratas y revolucionarias que se enfrentan al gran capital financiero nacional y extranjero. Para tal efecto será necesario tener en cuenta el conocimiento de la realidad social, política y cultural en que viven los colombianos, además de las experiencias vividas por otros pueblos en su lucha por alcanzar los objetivos y metas encaminadas a la construcción de una sociedad más justa y equitativa, conjuntamente con el respeto a los derechos humanos, la ampliación de la Democracia, la consolidación de La Paz, El Progreso y el bienestar general para todos los miembros de la comunidad.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada