Arquitectura regional

Por Benjamin Barne… el Sáb, 04/05/2019 - 11:59pm
Edicion
419

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


EGRT
Para principiar, sus cubiertas deben ser terminadas a base de paneles solares para generar energía eléctrica y con calentadores solares de agua

No solo es la relativa a un sitio geográfico y a un lugar histórico, sino que también es sostenible al generar la energía que consume, utilizar el agua de las lluvias, reutilizar las servidas, producir hortalizas y reciclar las basuras. “Escuchando boleros [uno se da] cuenta que tienen mucho de […] belleza objetiva [como esas] letras elementales que por la entonación y la música se convierten en canciones fabulosas. Pocos buenos elementos bien compuestos e interpretados. Todo un ejemplo para la arquitectura” como dice el profesor Andrés Erazo Barco. Es lo que va de la vieja casa lugareña a la regionalista nueva en Hispanoamérica: pocos buenos elementos bien compuestos e interpretados.

Para principiar, sus cubiertas deben ser terminadas a base de paneles solares para generar energía eléctrica y con calentadores solares de agua. Al norte de la línea cuatorial se pueden orientar desde el sureste hasta el suroeste, lo que igual es conveniente para sus fachadas mas largas pues se evita que el sol les de frente por las mañanas y sobre todo por las tardes; y en latitudes menores, como la de Cali, hay que inclinarlos alrededor de 15º, es decir algo menos que las techumbres tradicionales ½ del valle del río Cauca, pues las coloniales lo fueron mucho más, casi 1/1, pero los paneles deben estar mirando en la dirección indicada y no en aguas opuestas, aunque estas si pueden estar acodadas.

El agua de las lluvias hay que recogerla mediante canales que a su vez sean largos tanques altos para su almacenamiento, y así poder destinarlas, una vez filtradas, para lavar los inodoros y regar matas. Y en épocas de más lluvia las sobrantes se pueden conservar en un estanque con matas y peces que lo mantengan limpio, e incluso utilizar
su agua, filtrada, para una piscina orgánica. Por su parte, las aguas jabonosas de duchas y lavamanos se pueden reusar, unas vez pasadas por una trampa de grasas, subiéndolas mediante una pequeña bomba a los depósitos altos mencionados. Finalmente, las aguas contaminadas se deben pasar por un pozo séptico cuyo campo de riego puede humedecer el jardín.
 

SDHFJGM
La ventilación cruzada, requerida por el clima de la región, se logra enfrentando en diagonal ventanas y puertas las que, salvo las de los dormitorios y baños

La ventilación cruzada, requerida por el clima de la región, se logra enfrentando en diagonal ventanas y puertas las que, salvo las de los dormitorios y baños, deben ser de celosías con anjeo y persianas venencianas de madera para regular a voluntad el paso del aire y de la luz natural. Mientras que los cerramientos, por su parte, deben ser encalados blancos para reflejar la luz solar y facilitar su económico y periódico mantenimiento, como se hacia antes para la semana santa. Y aquí radica uno de los problemas formales a resolver: ¿cubiertas negras y paredes blancas? usar mucha madera y pintar algunos muros con tierra, y sacarle partido a los cielos inclinados en
la misma dirección.

De nuevo oír a Vitruvius; que sea la construcción la que lleve a la forma pero satisfaciendo una función, que no sólo es habitar o residir habitualmente en un lugar, sino que además debe ser perteneciente o relativa al mismo. ¿Pero cómo saber interpretar todos estos pocos buenos elementos y proceder a componerlos bien? lo primero
se puede enseñar pero lo segundo hay que aprenderlo de un maestro. Lamentablemente ahora hay muchos oportunistas de la llamada arquitectura verde y sólo pocos de la sostenible, como Glenn Murcutt, o que supieron reinterpretar la tradición como Fernando Távora o José Antonio Coderch, como se pueden ver en la Tertulia, y aquí Rogelio Salmona y unos pocos más.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf