Así Cali, ciudad de los 7 ríos muere de sed

Por Carlos Cuervo el Sáb, 04/05/2019 - 11:17am
Edicion
419

Carlos Cuervo

Emprendedor y empresario con formación en Ingeniería Industrial. Desde 1984 hasta 1988 Ingeniero de sonido para el Instituto Colombiano de Ballet y la Orquesta Sinfónica del Valle, Pionero del canal de Telepacífico entre 1988 a 1992 a través de una programadora regional en donde se desempeñó como socio y director comercial. Fundador y propietario desde 1993 hasta el 2009 del restaurante y Café-bar Caffetto. Escritor y editor del blog pulso de Opinión desde mayo del 2010, y desde mayo de 2011, parte del equipo de blogs del diario Occidente de Cali. A partir de junio de 2014 colaborador de la página editorial del Diario occidente hasta el 2018. Secretario de la JAC San Antonio desde 2016 hasta enero del 2019, community manager para Antigua Contemporánea entre 2017 al 2018, asesor en procesos de consultoría de ciencias de datos para Blaucast Media desde 2018.


La suspensión del servicio de potabilización de agua por 15 horas el pasado 24 de abril en la planta de San Antonio, desveló la fragilidad del sistema que creíamos seguro.

Cinco días de lluvia continua crearon un fenómeno llamado licuefacción del suelo en un sector de la quebrada El Pato, arrastrando árboles y lodo al lecho de esta, por ahí fluyo al rio Felidia y terminó en el rio Cali, ocasionando saturación de barro en el agua impidiendo su tratamiento. Este fenómeno es frecuente en el rio Cauca por lo que la red baja vive sometida a racionamiento constantemente. Los estudios predicen que hacia el 2025 estos fenómenos se repetirán del tal forma que habrá una gran crisis.

Cali necesita 8500 litros/segundo de agua para ser tratada y solo las cuencas que dependen del parque Farallones pueden aportar hasta 11mil litros/segundo, según lecturas realizadas el pasado 27 de abril, claro estamos en invierno pero el agua se puede almacenar en presas.

Debemos encarar el problema, así que propongo a los aspirantes a la próxima alcaldía que incluyan posibles soluciones. Solo Michel Maya Y Alexander Durán se han interesado y promovido salidas.

Existen estas soluciones:

Conducir agua del rio Cauca a una nueva planta desde algún punto entre el paso de la Balsa Jamundí hasta el municipio de Suarez, con un costo entre 350 a 450 millones de dólares.

Construir 12 pozos en el rio, filtrando el agua a través del lecho y llevarla a procesos de purificación con un costo de 5 millones de dólares por pozo. Esta técnica fue desarrollada en Europa hace 100 años para suelos rocosos diferentes a los nuestros que son de aluvión.

Una ONG con financiación de organismos multilaterales por un billón ochenta mil millones proyecta estandarizar los procesos de los 15 acueductos rurales y el control de las aguas residuales, trayendo como beneficio la estabilidad de las cuencas que surten la red alta, este proceso está en estudio.

Cualquier decisión que se tome debe ser aplicada en el próximo cuatrienio o la empezaremos a pasar muy mal.

 

Búsqueda personalizada

aerdhbadf