La libertad en la red está cada vez más deteriorada

Por Redaccion el Sáb, 03/11/2018 - 11:48am
Edicion
393

La propaganda en línea y la desinformación están envenenando la esfera digital y, peor aún, las medidas que se han tomado para combatir estas problemáticas han llevado a que los gobiernos cada vez tengan más control sobre los datos. 

Esa es una de las principales conclusiones del informe de la Libertad en la Red, publicado por la organización no gubernamental Freedom House, en el que se hace una evaluación anual de la libertad en línea de 65 países (lo cual representa el 87 por ciento de los usuarios al nivel mundial).

El panorama es bastante desalentador. El documento, que se centra en los acontecimientos ocurridos entre junio del 2017 y mayo del 2018, resalta que por un lado, China se ha vuelto una “experta en controlar el internet en casa y en exportar sus técnicas de censura a otros países” lo que “pone en peligro las perspectivas para una mayor democracia en todo el mundo”.

Por otro lado, según Michael J. Abramowitz, presidente de la Freedom House, es necesario que el Gobierno de Estados Unidos y las principales empresas de tecnología  "tengan un papel más proactivo para prevenir la manipulación y proteger los datos de los usuarios". 

Hay iniciativas de gobiernos que socavan la libertad del internet y la privacidad del usuario al exigir la localización de datos y debilitando el cifrado

 

e acuerdo con el reporte, la crisis que viven actualmente las redes sociales y las grandes compañías de la industria, en la que se incluye desde fugas de datos, información falsa y propaganda de odio, refleja que se necesitan medidas urgentes para proteger a los usuarios. Sin embargo, algunos de los Gobiernos están aprovechando la situación para implementar cambios que terminan generando un efecto contrario. Hay iniciativas que “socavan la libertad del internet y la privacidad del usuario al exigir la localización de datos y debilitando el cifrado”. Por ejemplo, resalta el reporte, cuando se presentó una violación masiva de datos en India, el Gobierno  anunció que almacenaría localmente la información en vez de pensar en reformar el marco de protección de datos del país. 

Por lo menos 15 países consideraron leyes en las que se contemple el almacenamiento de la información nivel local sin tener en cuenta las posibles intrusiones indebidas por parte del gobierno. Según el informe, los gobiernos de 18 países han aumentado la vigilancia estatal desde junio del 2017. 

“Las debilidades actuales del sistema han jugado a favor de los gobiernos menos democráticos que buscan aumentar su control sobre el internet”, dice. 

La organización también cuestiona las medidas tomadas por las autoridades de Sri Lanka cuando decidieron cerrar las plataformas de las redes sociales después de varios hechos de violencia contra la población musulmana que fueron generados por la publicación de rumores. 

Adrian Shahbaz, director de investigación sobre tecnología y democracia de Freedom House, dijo que “cortar el servicio de internet es una respuesta draconiana, sobre todo cuando los ciudadanos lo pueden necesitar más, ya sea para disipar a los rumores, comunicar con sus seres queridos o evitar zonas peligrosas”.

En ese sentido, el estudio indica que por lo menos 17 países han aprobado o propuesto leyes que restringen a los medios de comunicación en nombre de la lucha contra las “noticias falsas” y la manipulación en línea. Además en 22 países se realizó el bloqueo de al menos una plataforma de comunicación o red social.

“Si bien el contenido deliberadamente falsificado es un problema genuino, algunos gobiernos utilizan cada vez más a las “noticias falsas” como un pretexto para consolidar su control sobre la información”, agregó.

De los 65 países evaluados 26 de ellos han experimentado un deterioro de la libertad en internet. El mayor descenso lo registraron Egipto y Sri Lanka, seguidos por Camboya, Kenya, Nigeria, Filipinas y Venezuela. 

En América Latina, Cuba sigue manteniendo el primer lugar en la lista de los países menos libres de la región. Mientras que aumentó la preocupación por el impacto de la desinformación en las redes sociales durante las campañas electorales en México, Brasil y Colombia. 

Sobre  Venezuela, la Freedom House resalta que se aumentaron "las restricciones contra las voces críticas en internet" por lo que hoy es calificado como un país “No Libre.”

Búsqueda personalizada