Cali con categoría de distrito especial

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 03/11/2018 - 9:15am
Edición
393
Sección

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


se crearan las condiciones objetivas y concretas para lograr dicho objetivo dentro del marco de las posibilidades organizativas que afronta la ciudad

Haber convertido a Cali en Distrito Especial es hasta ahora una simple realidad formal que podría materializarse con éxito, si para ello se crearan las condiciones objetivas y concretas para lograr dicho objetivo dentro del marco de las posibilidades organizativas que afronta la ciudad acordes con las necesidades e intereses de la comunidad caleña. Sin embargo la cuestión no es tan sencilla como lo suponía el ex presidente Santos, quien sancionó la ley de categorización de Santiago de Cali como Distrito Especial Deportivo, Cultural, Turístico, Empresarial y de Servicios, afirmando que Cali, “sucursal del cielo y de las oportunidades posee todas las ventajas para ser una gran urbe e impulsar el desarrollo económico y regional del suroccidente colombiano, con la alianza Pacífico y una agroindustria tecnificada, potenciada por sus vecinos como Palmira y con una red de clínicas, universidades, centros comerciales, restaurantes y hasta con los mejores sitios para bailar salsa”.

ARDB
no es improbable que se reproduzcan las viejas prácticas del clientelismo político y del aprovechamiento del territorio

En este caso no se trata de demeritar ni desconocer los avances que en dichas materias ha tenido la ciudad, lo que no significa en modo alguno que se debe hacer caso omiso de los grandes problemas que enfrenta en la actualidad, derivados en gran parte de su crecimiento y desarrollo desordenados y caóticos, que han generado profundos desequilibrios económicos, políticos, sociales, urbanísticos, ambientales, etc., los cuales se reflejan en la vida institucional de la ciudad y en la manera de resolver los problemas las clases dirigentes que la gobiernan.

En tales circunstancias la adopción de nuevas formas organizativas del territorio y de la propia administración no contribuirán a resolver sus crecientes dificultades, mas allá de las posibilidades de lograr que los alcaldes menores atiendan algunos de los asuntos locales, lo que no sería suficiente para erradicar las causas y remover los obstáculos que impiden el mejoramiento de las condiciones de bienestar de los caleños y del eficiente funcionamiento de la institucionalidad.

En tanto no es improbable que se reproduzcan las viejas prácticas del clientelismo político y del aprovechamiento del territorio para la realización de toda clase de negocios particularmente relacionados con la economía de los servicios, amparada bajo la sombrilla de la satisfacción del bienestar general o del interés social.

Por otra parte no hay que olvidar que el deterioro de la ciudad obedece no solo al surgimiento y desarrollo de diversos factores económicos, políticos y financieros  sino a la incapacidad de las clases dirigentes encargadas de la dirección, administración y control institucional de los asuntos de la ciudad ( CAM ) , circunstancia esta que contribuyó al debilitamiento del sector publico con la liquidación de BANCALI, CALIASFALTO, EMSIRVA, y el marchitamiento de EMCALI.

no incurrir en los errores de las ciudades declaradas como Distrito Especial, conviene examinar las experiencias de Buenaventura que no ha podido hacer realidad lo del DE

Para efecto de no incurrir en los errores de las ciudades declaradas como Distrito Especial, conviene examinar las experiencias de Buenaventura que no ha podido hacer realidad lo del DE y en  Cartagena en donde dicho proceso se ha limitado a la explotación del turismo en medio de la profundización de la pobreza y la desigualdad social. 

wesdvbadf
El tiempo y el espacio en que tendrán lugar todos estos acontecimientos hacen que los ciudadanos y sus organizaciones no puedan ejercer sus derechos a participar en los debates

En este momento no existen estudios que les permitan a los ciudadanos comenzar a debatir el tema, existiendo la promesa de entregarlos en el mes de julio del próximo año, para luego elaborar el proyecto de acuerdo que por lo demás coincidiría con la campaña electoral de elección de alcaldes, concejales, gobernadores y diputados, circunstancia ésta que haría que la discusión del mismo esté mediatizada por la politiquería y la posibilidad de que su aprobación se realice como se dice en el argot popular “a pupitrazo limpio” tal como ha sucedido  en otras ocasiones con otros proyectos de interés general.

exigir al alcalde Armitage y al Concejo Municipal se de a conocer a la mayor brevedad posible el borrador del proyecto de acuerdo

El tiempo y el espacio en que tendrán lugar todos estos acontecimientos hacen que los ciudadanos y sus organizaciones no puedan ejercer sus derechos a participar en los debates con sus observaciones y aportes para enriquecer el proyecto. Así las cosas desde la VEEDURIA que representamos hacemos un llamado a los ciudadanos a estar alertas y en disposición de exigir al alcalde Armitage y al Concejo Municipal se de a conocer a la mayor brevedad posible el borrador del proyecto de acuerdo y se establezca la metodología a seguir para adelantar su discusión, a fin de que se puedan garantizar los derechos de los caleños a decidir sobre su viabilidad y eventual materialización en la ciudad de Cali.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada