Despierta Cali

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 03/11/2018 - 8:58am
Edicion
393

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


Con motivo de los 90 años de la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali, se realizó en agosto de 1994 el 38º Congreso Nacional de Sociedades de Mejoras Públicas de Colombia con el tema “Los Activos Ambientales en la Contabilidad Nacional”. En esa ocasión se condecoró con la Medalla Cívica a doña Rosa Cadavid de Arboleda por la arborización de la Autopista Directa Cali-Palmira. Hoy, 23 años después, es una cuestión que preocupa al  mundo y lo debe ser para el país. 

El nuevo Presidente de México acaba de declarar que ese país no exportará petróleo, es decir lo cuidará para su consumo interno cuando se comience a acabar en el mundo, es decir, en un futuro bien próximo, que para nosotros no pasa de los 10 años o sea pasado mañana.

En Colombia nos seguimos engañando a costa del futuro. Se habla que Ecopetrol hace unas buenas utilidades exportando del orden de un millón de barriles diarios de petróleo y es fuente de recursos para el Estado. En otras palabras, vendemos y gastamos el futuro sin descontarlo de los activos en la contabilidad del país. Igual nos ocurre con los bosques, que se talan sin reposición y el costo de la madera es solo el corte y transporte pues su valor intrínseco y el de su reposición no cuenta, es simplemente un regalo de la naturaleza.

En el Ministerio de Ambiente ya se habla de la gigantesca pérdida anual de nuestros bosques y es la oportunidad que ese Ministerio le muestre al país para que sirve. Para no ir más lejos, en los Farallones de Cali, pese a las décadas de reiteradas denuncias por la pérdida de bosque, no pasa nada. Siguen las invasiones, la tala del bosque y la minería ilegal a solo 15 kilómetros de la Plaza de Caycedo o del CAM. Y EMCALI, que dice preservar el medio ambiente, suprimió la Superintendencia Forestal, los guardabosques y la  Inspección Municipal de Policía de Bosques que cuidaban ese patrimonio de la ciudad.

 Así, a pesar de los esfuerzos de muchos países de sensibilizar al mundo de los crecientes problemas ambientales que causa el calentamiento global, nos seguimos engañando al afirmar que el crecimiento del consumo es desarrollo.

Hay una ley de la termodinámica, no derogable por decreto, que dice: “nada se crea, todo se transforma”. En otras palabras, nos comemos el futuro y decimos que es utilidad. Como decían los abuelos: “amanecerá y veremos”, pero ese amanecer será sin retorno.  

Búsqueda personalizada