8 años sin Reforma a la Política, ni a la Justicia...

Por Redacción el Sáb, 02/12/2017 - 6:02pm
Edicion
345

Redacción

Esta semana ha sido la más negra de los 8 años de Gobierno Nacional del Presidente  Juan Manuel Santos, al ser derrotado en el Proyecto de Reforma Política, compromiso del Acuerdo de Paz, y finalmente no era ni Reforma, ni solucionaba los problemas de la política. Prefirió su Ministro del Interior  retirarla y generar ese vacío institucional colombiano, de tener en la política, el peor resultado que se haya observado en los últimos años de vida republicana. Y de contera las 16 curules para las suscripciones de paz inicialmente firmadas hacia la elección de ciudadanos cercanos a la guerrilla, reconfiguradas hacia las víctimas, pero finalmente en el último segundo de la vigencia legal del fast track, el voto no alcanzó a lograr su aprobación.  Y esto se suma a la ausencia de la Reforma a la Justicia, la que se empantano en el primer cuatrienio y que en este fue ocultada esa necesidad, pero que los hechos de la corrupción en la Corte Suprema de Justicia, el Consejo Superior de la Judicatura, ha llegado a escándalos nunca antes sospechados. No apareció la Unidad Nacional....murió.

El modo de gobernar en Colombia, en los Departamentos y en los Municipios está en crisis, nuestra democracia está en cuidados intensivos porque esas decisiones colectivas que se aplican a toda la sociedad, están siendo lideradas de una manera equivocada, sólo es observar lo que pasa con el Gobierno Nacional y el Congreso de la República,

A 8 meses de  terminar su gobierno ha perdido toda autoridad pública, se quedó sin gobernabilidad, inexplicable a quien lo tuvo todo gracias a la "Mermelada"

Podríamos decir que no está fallando la Constitución, ni está fallando las Instituciones, aquí directamente es un problema de cultura política, engendrada desde los cuerpos de elección popular, el Congreso de Colombia , mal conducidos por el Presidente Juan Manuel Santos. Se puede observar cuando se termina la ley de garantías, la Nación ya no puede contratar directamente y allí  se le derrumba la Unidad Nacional a Santos y no ha podido adelantar la agenda del proceso de paz. Es decir que aquí han fracasado las relaciones de poder en la sociedad colombiana, en el espacio público  de la política y sus actores que son los Congresistas y la Unidad Nacional como responsables de la conducción política colombiana y por supuesto  el Presidente de la Republica. A 8 meses de  terminar su gobierno ha perdido toda autoridad pública, se quedó sin gobernabilidad, inexplicable a quien lo tuvo todo gracias a la "mermelada", entre ello, la validación de un proceso de paz, con una proposición , no reglamentada, del Congreso de la República.

Indudablemente se requiere un nuevo Acuerdo Político en el país, que pueda configurar un nuevo sistema o cultura política en el conjunto de las Instituciones Públicas del país,  la organización de la sociedad, los comportamientos, las actitudes y los valores que están des dibujados y están generando estos resultados tan preocupantes para la estabilidad institucional del país, donde las bandas criminales disidentes de las Farc, la guerrilla del ELN y movimientos sociales enquistados alrededor del narcotráfico, van a sitiar la fuerza democrática de Colombia.

fasdfgsgwstg
El Gobierno nos deja sin una reforma de fondo a la justicia

Indudablemente se requiere un cambio profundo a fin de solucionar las repercusiones políticas que no solamente afectan a muchos partidos políticos, entidades, si no a la nación entera

El Gobierno nos deja sin una reforma a la justicia, pero si con las pruebas de la manera como se ejerció la más alta corrupción, en la corte de mayor impenetrabilidad de la política y de los negocios, la Corte Suprema de Justicia. Indudablemente se requiere un cambio profundo a fin de solucionar las repercusiones políticas que no solamente afectan a muchos partidos políticos, entidades, si no a la nación entera.  Los índices de favorabilidad de la Justicia, donde el Consejo l Superior de la Judicatura, la Corte Constitucional y ahora la Suprema, han dejado a la justicia muy desprestigiada, afectando los pilares fundamentales de la democracia.

No pudo el Gobierno con las altas Cortes, tampoco el Congreso logró liderar una posición  mayoritaria para reformar la justicia, no hay otra salida para proyectar una solución a la justicia colombiana, que la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

Se conoce la altísima corrupción  en  el Consejo Superior de la Judicatura, el cual nació para darle independencia y autonomía en el manejo de los recursos a la justicia, pero ahora se ha demostrado su ineficiencia, un volumen de gastos muy altos, y al manejar el presupuesto adquirió un poder inconmensurable, que tocó horizontalmente las otras Cortes.

Ojalá se pueda convocar  una verdadera Unidad Nacional, que permita está rápida constitución a través de una elecciones, para diseñar los pilares básicos de una nueva política de Colombia, así como de la justicia.

Necesitamos una nueva arquitectura en la estructura de la Justicia, la que no se pueda hacer vía Congreso de la República y es allí donde se materializa la necesidad de una constituyente, que garantice la solución a este problema tan grave.  Prácticamente el Congreso constituyente ha terminado, porque su composición política va a cambiar de fondo y ante todo, las dos vueltas que se requieren para los actos legislativos, se cruzan con el nuevo líder de los colombianos que se elegirá en el mes de Junio del 2018.  Ojalá se pueda convocar  una verdadera Unidad Nacional, que permita está rápida constitución a través de unas elecciones, para diseñar una nueva política de Colombia.

Que se "fizo " el Presidente Santos, que se "fizo" la Unidad nacional ?  ! Se le esfumó!

Búsqueda personalizada