Firmaton de pre-candidatos presidenciales

Por Guillermo E. U… el Sáb, 02/09/2017 - 3:10pm
Edicion
332

Por Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.


En un gesto desafiante a la institucionalidad democrática y partidaria nacional la mayoría de pre-candidatos a la Presidencia de la República han inscrito candidaturas empleando el mecanismo de recolección de firmas, figura vigente y valida, alejándose de la alta desaprobación que ostentan los partidos tradicionales, acudiendo directamente al constituyente primario.

Buscan abandonar el barco de imagen desfavorable del 72%, del Presidente Santos, a quien la coalición partidaria respaldo durante su mandato, recibiendo en contraprestación multimillonarios favores presupuestales y burocráticos o “mermelada” parlamentaria sin lealtad electoral alguna.

Buscan apartarse de los pródigos escándalos de corrupción que salpican los partidos tradicionales.

Al mismo tiempo que avanzan en la recolección firmas adelantan soterradamente la campaña presidencial anticipándose a los plazos previstos dispuestos por la norma electoral.

Son motivos suficientes para que los pre candidatos opten por desertar las toldas que en el pasado emplearon para fortalecer su imagen, estructuras burocráticas y recibir contratos de toda índole.

La decisión tomada por Germán Vargas Lleras, formula vice presidencial del desprestigiado gobierno de Santos, encaja en su motivación de no ser candidato por su propio partido, Cambio Radical. Partido que creó, forjó y fortaleció en sus veinte años de existencia, pero lamentablemente no pudo controlar de los bochornosos escándalos de corrupción de algunos de sus miembros en el fortín electoral de la costa norte.

El presidente del directorio conservador, Hernán Andrade, involucrado dentro del ventilador prendido por ex fiscal anti corrupción Gustavo Moreno, enluta el prestigio del partido, razón suficiente para que el ex procurador Alejandro Ordoñez, ostentador de ideología conservadora nacional, recorra el país recolectando firmas.

El agonizante partido de la “U”, núcleo de la coalición parlamentaria, no tiene candidato propio. El ex ministro de defensa Juan Carlos Pinzón, una vez divorciado por conveniencia del partido que lo respaldò en el actual mandato, optó por recolectar firmas.

Humberto de la Calle, ex jefe negociador en La Habana, ex vicepresidente en representación del partido liberal, también se apartó de décadas de militancia partidaria para anunciar su intención presidencial, a través del mecanismo de firmas.

Partidos que agrupan algunos dirigentes de ideología de centro izquierda tampoco tendrán candidatos propios. Claudia López, Sergio Fajardo, y el ex alcalde izquierdista Gustavo Petro, recorren el país en búsqueda de las firmas que avalen sus candidaturas.

Curiosamente dos partidos apartados en el abanico ideológico, Centro Democrático y Polo Democrático Alternativo, son los únicos que acatan la institucionalidad democrática partidaria.

Estamos presenciando el ocaso y fin de la tradición centenaria partidista democrática republicana que nos formó como nación, creando y generando líderes autocráticos, demagogos y oclocráticos.

“Dios y nuestra devoción al Sagrado Corazón nos ilumine.”

Búsqueda personalizada