La condición moral de la sociedad colombiana

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 01/12/2018 - 11:50am
Edicion
397

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

La moral es un regulador específico de la conducta de los individuos, establecida de conformidad con una serie de principios ideales y normas sobre lo que se considera justo o injusto, honesto o deshonesto, etc., todo ello ligado a las necesidades, demandas y exigencias del conjunto de la sociedad o de una determinada clase social.

Dicha exigencia se refleja en la conciencia de los individuos bajo la forma de “deberes morales”, que se convierten en impulsos morales, producto de la educación, la influencia de las costumbres, hábitos, tradiciones y normas determinadas por las condiciones de vida de los seres humanos, las cuales son respaldadas con la fuerza de la opinión pública.

DSVs
en esta época de crisis del régimen que se produce una degradación de la moral individual conjuntamente con todos aquellos principios y valores

En la Colombia capitalista y neoliberal que tenemos el principio que inspira a las clases dirigentes es el lucro y la obtención de máximas ganancias

En la Colombia capitalista y neoliberal que tenemos el principio que inspira a las clases dirigentes es el lucro y la obtención de máximas ganancias que generan en la conciencia de los individuos el egoísmo como una norma de conducta que conduce al individualismo, percibido por los ideólogos liberales como expresión de la libertad personal, de la libre iniciativa, tenidas como un fin en sí mismas, cuyo ejercicio demanda de ciertos medios para su cumplimiento no importando sí son legales o ilegales, morales o inmorales, lo cual tiende a extenderse a todas las esferas de la vida económica, política y social.

Es precisamente en esta época de crisis del régimen que se produce una degradación de la moral individual conjuntamente con todos aquellos principios y valores que como la amistad, la solidaridad, la generosidad, pierden su contenido esencial y su carácter desinteresado y tan solo se dispensan en función del dinero que lo compra todo, en medio de una sociedad en que las relaciones de las personas adquieren el carácter de cosas (mercancías) y ya no cuentan los principios ni los frenos morales, y el poder del dinero se convierte en un factor determinante con que se justifica cualquier cosa incluso el delito y el empleo de la violencia.

Los conceptos tradicionales del deber y de la responsabilidad con los que antes se valoraba la conducta de las personas en todos los ámbitos de la vida social hoy son apreciados como algo sin mayor importancia y de carácter relativo, que no permiten dilucidar lo realmente moral de lo inmoral y no obstante las diferencias morales existentes entre las diferentes clases y grupos sociales e individuos.

el ciudadano de hoy según se dice, ya no debe aspirar a cosa distinta que a tener éxito en los negocios, en la política, sobre la base de acumular riquezas y poder erigidas en el valor supremo

Al parecer el ciudadano de hoy según se dice, ya no debe aspirar a cosa distinta que a tener éxito en los negocios, en la política, sobre la base de acumular riquezas y poder erigidas en el valor supremo con el cual se trafica con la vida y la muerte, se financian las guerras y se convierte al “hombre en lobo para el hombre”.

varios sectores sociales se oponen a la descomposición de aquellas costumbres y principios morales y democráticos

En medio de la crisis moral por la que atraviesa el país varios sectores sociales se oponen a la descomposición de aquellas costumbres y principios morales y democráticos, ajenos a las diferentes formas y modalidades de la imperante corrupción, que creen firmemente en el ser humano, en el triunfo de la razón, el trabajo honesto y el progreso social en contra de las costumbres degradantes de algunos dirigentes políticos, funcionarios públicos y representantes de los grandes monopolios nacionales y extranjeros que aparecen involucrados con los negocios que se agencian desde el Estado, al servicio del capital financiero, con el cual se construye el andamiaje moral de la nueva moralidad existente


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada