De la bolsa plástica al canasto

Por Guillermo E. U… el Sáb, 01/07/2017 - 10:51am
Edicion
323

Guillermo E. Ulloa Tenorio

A partir del presente mes de Julio, los establecimientos comerciales cobrarán por concepto de bolsas plásticas un impuesto de $ 20 por unidad. La norma, aplicable en todo el país, busca desincentivar su uso, protegiendo el medio ambiente de uno de los elementos de mayor contaminación global. Con esta medida el país se une al clamor global de salvaguardia ambiental.

Indudablemente, las bolsas plásticas, una solución práctica e ideal para empacar productos, tienen características de baja degradabilidad extendiendo su vida útil a cientos de años.

El plástico hace que los rellenos sanitarios se vuelven más lentos en su proceso de descomposición, pero quizás el más nocivo efecto, es su indiscriminado descarte. Terminan arrojadas a los sumideros o canales de aguas lluvias causando emergencias sanitarias e inundaciones, eventualmente contaminando ríos y el mar, donde la fauna silvestre y marina las confunden por alimento muriendo asfixiados.

La sustitución de las bolsas plástica aun no es clara.

Algunas entidades ambientalistas consideran que las bolsas reutilizables de algodón o en su defecto las bolsas de papel generan mayor impacto en la huella de carbón utilizando cantidades de agua, energía y emisión de CO2 que superan el proceso de producción de la bolsa de plástico.

vfgfg

Afortunadamente en Colombia, las grandes superficies vienen analizando la problemática desde hace varios años, generando un sinnúmero de soluciones, concientizando sus clientes en usos racionales. Algunas cadenas y tiendas de barrio, sencillamente no hacen uso de la bolsa plástica y sus clientes se han acostumbrado a llevar los productos en cajas de cartón o bolsas reutilizables.

En los pequeños pueblos de la región andina, por siglos y de grata recordación, se han usado canastos de mimbre, bejuco, junco, palmas y otros materiales naturales. La cestería, aquel oficio artesanal que se remonta miles de años a las antiguas poblaciones del rio Nilo, volverá a florecer ante la demanda que se crea con la eliminación del uso de la bolsa plástica.

Volveremos a ver, como en antaño, llegar a los supermercados, como lo hicieron nuestros antepasados a la plaza de mercado, con canastos de diferentes tamaños, recubiertos en su interior con telas e inclusive plástico, llevando los productos en forma más ordenada y ambientalmente más amigable.

Dejaran de ser cestos artesanales de venta en mercados turísticos para decoración, convirtiéndose en solución ideal y práctica de uso común. Indudablemente en esta ocasión, no es un retroceso, sino por el contrario, un bello legado de viejas costumbres que retoman el presente para afrontar el mundo que nuestro afán contaminante, modernista y egoísta trajo.

Bella oportunidad para retornar del uso de la bolsa plástica al canasto

Búsqueda personalizada